09JUL

LAS BOMBAS DE INSULINA ESTÁN “DE MODA” PERO HAY QUE CAMBIAR MUCHO


Varias noticias recientes hablan sobre las ISCI



Las bombas de insulina mejoran el control de la diabetes tipo 2

Canarias una de las tasas más bajas de bombas de insulina

Los diabéticos quieren potencias las bombas de insulina (Murcia)

Pasos hacia páncreas artificial

Asociaciones de diabéticos piden potenciar el acceso a las bombas de insulina (Cataluña)

Cumple 5 años la colocación de bombas de insulina en Huelva

 

Son noticias muy recientes todas.

La realidad, sin embargo, es tozuda…cual hiperglucemia rebelde.


 


Las ISCI tienen su regulación, vía resolución ministerial, allá por el año 2004.

De la cual hay varias cosas a destacar:

 

- Excluye cualquier otro tipo de diabetes, excepto DM1

- Premia un control deficiente (HA1bc>7%)

- Omite cualquier referencia a calidad de vida de las personas con DM1

- Omite también la belonefobia (miedo a las agujas)

- Sólo valora las variaciones glucémicas preprandiales…cuando las postprandiales inciden con mucha mayor intensidad en la glicada.

-  Ni menciona la pediatría

-  Y mi frase favorita: “hayan requerido autoajustes frecuentes de la dosis de insulina

 

No sé si tatuarme en el brazo esta última frase, de tanto que me gusta.

 

Es evidente que el marco legal regulatorio de las ISCI está desfasado, es injusto, está incompleto y urge modificarlo en términos actuales. Y a ser posible desde una perspectiva de salud global pero sobre todo desde la visión de los pacientes.


 


Por otro lado, LA FINANCIACIÓN DE LAS BOMBAS DE INSULINA ESTÁ MAL ENFOCADA.

La ISCI es propiedad del hospital, que mediante “un renting” a la empresa suministradora, sufraga el tratamiento a los pacientes. Es decir, la ISCI es del hospital, ni del sistema sanitario ni mucho menos del paciente.

Mensualmente el hospital paga 220€, incluyendo en ese precio los consumibles. O lo que es lo mismo, 2640€ anuales.

Y así es para los 3 suministradores actuales: Medtronic, Roche y Ánimas.

 

Sucede, que la financiación de la ISCI depende la voluntad y la cantidad de dinero que cada hospital quiera destinar.

Ya no solamente depende de si el paciente quiere ponérsela, de si el endocrino/educadora lo ve adecuado o si el servicio tiene medios suficientes…es que dependemos de la voluntad de unos gestores económicos (en época de crisis y recortes).

 

Si hay que apostar por las ISCI, hay que estudiar otro marco económico, que no dependa de decisiones administrativas y no genere desigualdades aberrantes dentro de un mismo sistema de salud


 


Por último, hago mención a la EDUCACIÓN DIABETOLÓGICA.

Si en cualquier tipo de DM es el tratamiento principal, cuando llevas ISCI supone que el especialista que te trate sepa adecuar los requerimientos de la vida diaria a los valores basales y de ratios que programamos en la bomba.

Eso solamente se consigue con consultas frecuentes (más de 3 o 4 meses es un disparate) y asumiendo que la educación diabetológica es transversal y obligatoria para que la ejerzan los profesionales sanitarios.

 

Primero se mejora con la educación diabetológica y después se mejora porque llevas la bomba.

 

Si el endocrino no ejerce de educador, cualquier programación que haga a su paciente estará incompleta…y si no, queridos endocrinos que me leéis (alguno raruno habrá) pensad en las causas del cambio de basales y ratios…¿a qué en muchos casos son por cosas que podríais haber hablado con vuestro paciente antes?.

 

Pues eso, ejercer de educadores un poco más, que la clínica ya la tenéis muy dominada.

9 junio 2014






Certificaciones

Aviso Importante

La información proporcionada en este sitio está dirigida a complementar, no a reemplazar, la relación que existe entre un paciente o visitante y su médico actual. No realizamos diagnósticos médicos en ningún caso.

Esta página ha sido diseñada por: AGL-Serveis