28SEP

MI EXPERIENCIA USANDO EL FREESTYLE LIBRE


Repaso a los 14 días usando el nuevo medidor de glucemia de Abbott




ANTECEDENTES

Me gustaría dejar varias cosas claras al inicio:

Gracias a mi endocrina y a Abbott, he podido disfrutar, aprender y evaluar esta nueva tecnología, que probablemente será un punto de inflexión en la manera de encarar el control de la DM1.

El Libre se me ha cedido gratuitamente, sin coste alguno, ni del lector ni del sensor.

Sólo se me ha suministrado 1 sólo sensor.

Como sabéis, los precios de venta al público serán de 60€ cada sensor y otros 60€ el lector.

 

No estoy incluido en ningún estudio, ni en ninguna prueba.

 

Nadie me ha pedido absolutamente nada, en contraprestación. Tampoco escribir en mi blog, lo hago porque creo interesante que las personas lean mis opiniones

 

Yo nunca había usado un medidor continuo, nunca he probado ni el Dexcom ni el Minilink de Medtronic, ni siquiera el Glucoday.

 

Os recuerdo que, en este blog, casi siempre hablo de DM1…cuando uso el término diabetes, me refiero a DM1, exclusivamente.

Si quiero mencionar la DM2, la diferencio expresamente.

 

Como es bastante extenso, en esta entrada voy a escribir mis conclusiones.

En otras entradas de mi blog podréis ampliar otra información y consultar más datos.

 

LOS DATOS

Como podéis leer más ampliamente en otra entrada, he comparado los valores en líquido intersticial que suministra el Libre con los valores en sangre del mismo medidor.

 

MI experiencia en este apartado no ha sido muy satisfactoria, especialmente si lo comparo con la de otros glucolegas que reportan grandes similitudes en los valores.

 

En mi caso, casi  el 100% de los casos los valores intersticiales me han marcado por debajo de los valores en sangre

 

La media de desviaciones durante las 2 semanas es de 20 mg/dl

Pero en la segunda semana, durante 4 dias consecutivos, la media ha bajado a 13

Eso sí, los primeros días las mediciones intersticiales me dejaban muchas dudas .

 

Mi recomendación es no fiarse de las glucemias del primer día y a partir de ahí ir valorando cómo mide el sensor en comparación con los valores en sangre.

 

 

ADHESIVO

La zona adhesiva apenas sobresale del sensor; acostumbrado al catéter de la bomba, al principio me parecía muy poca superficie de contacto con la piel. Temía que si se despegaba no se pudiera hacer nada por solucionarlo...

Hasta el día 11 de uso no he observado ningún problema, parecía bien pegado a la piel y sin mayores problemas a pesar de duchas y de condiciones de calor, humedad y sudor.

A partir de ese día ya he notado que los bordes se despegaban ligeramente.

Imagen tomada el día 2 de uso.

 

Imagen tomada en el día 12 de uso..

En la parte de abajo del sensor se puede apreciar un ligero despegue del adhesivo.

 

Edito, para relatar el costoso trabajo que ha supuesto despegar el sensor de la piel...parecía algo suelto por debajo,pero el resto del sensor estab muy pegado...tan pegado que he recurrido a unas pinzas y estirando con algo de fuerza he podido despegarlo.

El proceso ha sido indoloro, pero se ha quedado una pequeña marca en la piel, como podeis ver...



Un rato despues, tras una ducha, la zona del sensor no tiene ninguna marca


Aún así, mi recomendación es usar Nobecután o toallitas Skin Tac o Conveen Prep, antes de su colocación, de manera similar a lo que conté en esta entrada.

 

Después de las duchas o de ejercicio intenso y sudor, dejar secar al aire y no manipular.

 

SEGURIDAD

No notas que lo llevas puesto…y eso es tan bueno como malo.


Condicionado un poco por las experiencias de otros glucolegas y la recomendación de tener cuidado para no chocar en los marcos de las puertas (consejo literal), he extremado las precauciones.

Mi trabajo, donde movilizo a pacientes con cierta frecuencia usando mucho los brazos, tampoco ha supuesto impedimento alguno…

 

A veces, la sensación ha sido de tener el sensor demasiado expuesto a roces, golpes …lo cual te quita seguridad.

 

En este sentido, tengo dudas sobre su uso en niños pequeños ; si la adhesión es buena y se consigue proteger de alguna forma es ideal para los menores, pero si la adhesión a la piel es problemática (algunos usuarios reportan problemas) el coste económico lo hace inasumible.

 

Mi recomendación al fabricante sería estudiar algún tipo de protección para el sensor. Algo tipo apósito de silicona o algún tipo de brazalete que, sin comprimir, pudiera proteger el sensor.

 

Mi recomendación a los usuarios es extremar las precauciones y evitar cualquier roce o golpe en esa zona.

 

USABILIDAD DEL MEDIDOR

Realmente intuitivo, es muy sencillo manejarlo y sus cuadros de diálogo no ofrecen dificultad.

 

Las opciones de apuntar información sobre las glucemias son cerradas, no permiten escribir nada de tu cosecha, te tienes que limitar a las posibilidades que te da el sistema, lo que obliga a realizar anotaciones más amplias en otro lugar.


No se ofrece bolso para transportar el Libre , lo cual es algo desconcertante. Porque no entiendo cómo lo vas a llevar encima…


Siguiendo la tradición del diseño de los glucómetros, la ergonomía no es uno de los puntales . Se puede coger con una mano, pero al ser de plástico completamente liso dificulta el agarre seguro.

De tamaño pequeño y asequible para la mayor parte de las personas, la posibilidad que se te resbale de las manos (con manos húmedas, por ejemplo) es bastante real.

Por el contrario, la legibilidad y las imágenes son grandes, visibles sin dificultad.

 

¿RECOMIENDO SU USO?

Lo más importante que ofrece el dispositivo es disponer de una curva de tus glucemias, actualizada e histórica. Tienes una herramienta poderosa sobre la cual trabajar tus valores glucémicos; y lo haces bajo las premisas de la inmediatez y la máxima información posible.

Por eso opino que, en DM1, el Libre marca un antes y un después .


Tienes que tener claro que  el Libre te ofrece una información que tienes que analizar , evaluar (idealmente con la ayuda de tu endocrino o educadora) y tomar decisiones sobre tu tratamiento que mejoren tu control de la diabetes.

Te va a obligar a trabajar más en tu diabetes (si quieres aprovecharlo, claro).


Si lo que piensas es sustituir un glucómetro que necesite pinchazos por otro que no necesites pinchazos, mejor no te lo compres porque estarás infrautilizando el aparato.

No hay que olvidar que el Libre da mediciones intersticiales, no en sangre, por lo que en situaciones de alta variabilidad glucémica y/o valores extremos es obligatorio realizarse glucemias en sangre.

 

En mi opinión, solamente deberían usarlo personas con capacidad de modificar su tratamiento insulínico a diario. Otra cosa es que en un futuro, los precios se rebajen y sea mucho más asequible para todos…pero a corto plazo la relación coste beneficios deja fuera a muchos pacientes

Los usuarios de ISCI van a tener muchas más ventajas para modificar los tratamientos con este sistema. Los que usan plumas –la inmensa mayoría- tienen que tener claro que no siempre van a poder solucionar algunas curvas de glucemia


Recomiendo especialmente su uso a deportistas , sobretodo a los de alto nivel, se puede usar perfectamente corriendo o en bicicleta sin mayor problema.


En cuanto a las personas con DM2, no insulinizadas, veo su uso diario innecesario. Sin embargo, es imprescindible como elemento formativo y en revisiones de tratamiento…la curva de glucemia es tan visual y tan fácil de entender que debería adoptarse como un componente más en la educación diabetológica en la DM2.


Mi recomendación en el caso de niños pequeños (sí, ya sé que no se vende a menores de 18), es esperar un poco a que más usuarios usen el Libre e informen sobre el tema adhesivo y/o protecciones. Al margen de eso, su uso es perfectamente posible y seguramente necesario.


29 septiembre 2014






Certificaciones

Aviso Importante

La información proporcionada en este sitio está dirigida a complementar, no a reemplazar, la relación que existe entre un paciente o visitante y su médico actual. No realizamos diagnósticos médicos en ningún caso.

Esta página ha sido diseñada por: AGL-Serveis