01OCT

FREESTYLE LIBRE Y USO EN PEDIATRÍA


Reflexiones ante un uso en pediatría del nuevo medidor de Abbott



Sois varios los que me habéis cuestionado la conveniencia, utilidad o idoneidad del Freestyle Libre para los niños.

Así que vamos a reflexionar sobre ello.

 

 

 

Primero de todo, recordar que el Freestyle Libre no está autorizado para el uso por menores de 18 años. Oficialmente Abbott no va a vender a nadie el Libre siendo menor de edad.

Por otro lado, parece que en la venta on line (única forma de adquirirlo) a través de la plataforma www.freestylelibre.es no se requerirá ni informe médico ni la edad del comprador.

Como aún no está disponible la plataforma, hay que dejar esto en un supuesto, al menos hasta que veamos si de verdad esto que comento es así.

 

A la izquierda cateter bomba Medtronic, a la derecha sensor Freestyle Libre

 

En general, las ventajas de un medidor continuo de glucemia son:

Ayudar a estabilizar el control de las glucemias, especialmente para fijar basales

Prevención de las hipoglucemias e hiperglucemias. Las hipos son siempre muy temidas por todos, también por los padres, así que –en consecuencia- el afrontamiento, la ansiedad y la calidad de vida mejoran.

Colabora en afinar el tratamiento porque da el 100% de información glucémica sobre ejercicio, alimentación, períodos de enfermedad, situaciones especiales (cumpleaños, viajes, cambios horarios…)

Está “comprobado” el descenso de la glicosilada en 0.25% sin aumentar el número de hipoglucemias

Según algunos estudios, conforme aumenta el tiempo de uso del medidor continuo el tiempo que se permanece en normoglucemia aumenta.

 

Además de esto, el Libre puede aportar 2 cosas importantísimas:

Medición de la glucemia en la escuela sin necesidad de pinchazos. Todos los que me leéis sabéis de la enorme problemática que esto supone.

Medición de la glucemia en situaciones muy concretas: mediciones nocturnas sin tener que despertar al niño/a, mediciones en público (¿qué impacto -en sentido positivo- puede tener esto en los niños?) y mediciones durante el ejercicio.

 

Ahora vamos con las desventajas:

No está nada probado el funcionamiento con niños…En los primeros resultados que se conocen de pacientes adultos las comparaciones entre glucemia intersticial y glucemia en sangre son dispares.

En niños muy delgados, con muy poco tejido subcutáneo, las lecturas pueden ser menos fiables.

Algunos usuarios adultos reportan problemas con el adhesivo, así que en el caso de los niños (probablemente mucho más expuestos a roces y golpes) es razonable pensar que puedan tener problemas.

 

MIS RECOMENDACIONES

170€ parece que será el precio del pack inicial (lector + 2 sensores).

Me parece una inversión a realizar con el objetivo de probarlo.

Solamente con reducir el número de pinchazos en los dedos y las mediciones en la escuela y/o nocturnas se podría valorar como beneficioso

 

No plantearse el Libre como la eliminación de los pinchazos en los dedos.

Y mucho menos plantearlo así con el niño, porque vais a tener que seguir haciendo glucemias en sangre, así que no engañarlo y plantearle el sensor como un elemento más en el control de la diabetes.

 

Dado que aún existe incertidumbre con la conveniencia de usar el Libre para calcular las dosis de insulina para las comidas, sería adecuado guiarse prioritariamente por las glucemias en sangre hasta ver más resultados -especialmente en pediatría- y coger confianza con los valores intersticiales que nos suministra.

 

Idealmente, la adquisición del Libre debería ir acompañada del acuerdo con el equipo diabetológico habitual. Solamente la posibilidad de disponer de una curva de glucemia con la cual ajustar parte del tratamiento, debería ser valorado por los profesionales como muy positivo.

Antes de adquirirlo, se tendría que hablar entre padres y equipo diabetológico.

 

¿Puede servir el Libre como motivación para cuidarse mejor?

En mi opinión, el Libre –como cualquier otro sistema o ayuda al control de la DM1- quien más lo va a aprovechar es quien más motivado e informado esté.

 

Si no estás motivado por usarlo  y formado para sacarle rendimiento, no conseguirás mejores resultados, ni con este medidor ni con ningún otro avance.

 

En adolescentes, quizás, puede usarse como elemento motivador. El hecho de no tener que sacarse una gota de sangre en público, puede ser positivo para que cumplan esta parte del tratamiento (autoanálisis).

 

1 octubre 2014






Certificaciones

Aviso Importante

La información proporcionada en este sitio está dirigida a complementar, no a reemplazar, la relación que existe entre un paciente o visitante y su médico actual. No realizamos diagnósticos médicos en ningún caso.

Esta página ha sido diseñada por: AGL-Serveis