08MAR

VIGILAR, ENUMERAR, REPORTAR, PREGUNTAR, REPETIR Y PONER EN MARCHA


La visita al endocrino o a la educadora



Pues sí, la visita al endocrino también hay que programarla –no sólo la fecha- sino también su contenido.

La metodología del Paciente Experto que ofrece Stanford ofrece variables a tener cuenta cuando tengas una consulta médica.

Vamos a ver si las adaptamos a la diabetes.

 

 

VIGILAR

En la DM1 ya sabemos hacia donde apuntar: las glucemias

Todos los días andamos de cráneo vigilando nuestra curva de glucemia, nuestros picos altos o bajos…
Nuestro entrenamiento de base y nuestra experiencia como pacientes debería ser lo suficientemente amplia como para tomar cualquier decisión sobre el tratamiento de la insulina, a saber:

-          Basal: Tramos basales en ISCI o si usas bolis dosis de glargina/detemir

-          Ratio CH/insulina

-          Factor de sensibilidad

Un paciente bien entrenado debe ser capaz de tomar decisiones -en solitario- respecto de esos 3 aspectos, especialmente si usa bomba insulina. Siempre nos van a surgir dudas y cometeremos errores…ahí es donde entran los profesionales.

No creo necesario repasar un “book de glucemias” de los últimos 3-4 meses si no existen dudas por parte de un paciente entrenado.

 

 

Pero también tenemos que observar otras cosas…síntomas

No sé si seré exhaustivo: reconocer hipoglucemias e hiperglucemias (casi nunca se pregunta por esto) sin el glucómetro; zonas de inyección (lipodistrofias y lipoatrofias); síntomas cardíacos, pulmonares o renales…hipertensión, peso corporal

 

 

 

 

ENUMERAR

Ese listado de cosas que has ido anotando es necesario que lo ordenes…seguro que habrán cosas más importantes o más urgentes o que te interesen más.

 

Una vez ordenadas en función de su importancia. Sería interesante que las escribieras en un folio.

Bueno, lo interesante sería que antes de la consulta se pudiera enviar al profesional el listado y que se pudiera trabajar antes…pero eso es complejo (por no decir imposible) en muchas unidades de diabetes o con algunos profesionales anclados en la prehistoria.

 

Teniendo en cuenta los escasos 10-15 minutos que podemos disfrutar de consulta médica…una opción a considerar -junto con el profesional- es resolver en la consulta presencial las 2 o 3 cuestiones más importantes para el paciente y el resto de cuestiones resolverlas por mail o por teléfono en los días posteriores.

 

 

 REPORTAR

Comunicar al profesional sanitario las incidencias/dudas que ha habido desde la última visita.

 

Mi consejo es que tengas a mano un folio, una libreta, un bloc de notas en tu smartphone y en él vayas apuntando los síntomas, cosas que te pasan y/o sucesos que consideres importantes en relación a tu DM1

 

Escribirlas en un papel (o smartphone) te debe obligar a pensar un poco en cómo vas a comunicar, qué palabras tienes que usar para explicar lo que te pasa…

 

PREGUNTAR

Después (o antes) que el profesional haya respondido a tus dudas, cuestiones etc. quizás toméis la decisión de introducir cambios en el tratamiento.

Es muy importante comprender y estar seguro de lo que te proponen….aunque las preguntas te puedan parecer ridículas o que vas a quedar como un tonto por preguntar es preferible asegurarte que lo has entendido a irte a casa con las dudas.

Normalmente siempre te ponen los cambios por escrito, sino es así escríbelos tú, para ti, con tus propias palabras.

 

También es posible que toméis la decisión de hacer pruebas diagnósticas o analíticas…el consejo habitual en estos casos es tener claro qué se buscan con esas pruebas (para qué sirven)  si necesitas adaptar algo (bolus, ingestas de comidas….) y cuando estarán los resultados.

Por último, es frecuente que las dudas no te surjan en el momento de la consulta sino cuando vuelves a casa o en días posteriores…esto hay que abordarlo:”si tengo una duda como puedo comunicarme contigo? Te mando un mail?

El correo electrónico es lo más cómodo, tanto para profesional como para el paciente…pero si no es posible, el teléfono también puede ser una solución.

 

 

REPETIR

Es una técnica que puedes usar para entender y recordar lo que el profesional sanitario te dice…al mismo tiempo sirve para que tu interlocutor compruebe que ha llegado bien su mensaje.

Una idea es hacerlo mientras lo apuntas en la libreta o en el móvil…

 

 

PONER EN MARCHA

Los acuerdos sobre el tratamiento o las pruebas a realizar a veces no son sencillos de cumplir…debería existir un mecanismo que te permita comunicarte con tu equipo sanitario, comentar los problemas que hay en el tratamiento y cambiar sobre la marcha, si es necesario.

De nuevo, parece que el correo electrónico sea el mecanismo más adecuado…más que nada porque localizar por teléfono a un profesional siempre es complicado. Aunque las carpetas de salud de algunos servicios sanitarios, el whatssap y en mucha menor medida las apps o redes sociales pueden ser otras herramientas a considerar.

Poner en marcha cosas como dieta hipocalórica, programas de ejercicio físico o de control de emociones supone necesitar apoyo moral…y eso lo puedes encontrar, además de tu familia y amigos cercanos, en redes sociales o foros de confianza.

8 marzo 2014






Certificaciones

Aviso Importante

La información proporcionada en este sitio está dirigida a complementar, no a reemplazar, la relación que existe entre un paciente o visitante y su médico actual. No realizamos diagnósticos médicos en ningún caso.

Esta página ha sido diseñada por: AGL-Serveis