26JUL

LA VARIABILIDAD GLUCÉMICA


Ese concepto poco conocido, poco medido y poco comentado



Todos sabemos lo que es la hemoglobina glicosilada, los resultados en porcentajes y su significado en relación con las futuras complicaciones o ausencia de ellas.

Lo deseable es que nos midan la glicada, cada 3-4 meses en el caso de la DM1 y un par de veces al año en el caso de los DM2. Salvo casuística particular que aconseje otra frecuencia.

En el post que enlazo en el párrafo anterior os detallo las limitaciones de la glicada (es una media, importancia del último mes, interacciones…)

 

Pero, ¿qué ocurre con la variabilidad glucémica?

¿Es importante tenerla en cuenta?

¿Existen formas de mediarla?

A eso vamos en este post.

 

No sé a vosotros, pero en mi caso una de las peores cosas que llevo es un perfil glucémico de “dientes de sierra”…me deja el cuerpo fatal…especialmente esos toboganes hipo-hiper-hipo

Por variable podemos entender algo que cambia, se caracteriza por ser inestable, inconstante y mutable.

Y esto lo podemos aplicar a nuestras glucemias.

 

La variabilidad glucémica es una medida que cuantifica la frecuencia e intensidad de estas fluctuaciones y puede contribuir a describir el control glucémico.

 

De la importancia de la variabilidad glucémica se lleva hablando desde el famoso estudio DCCT.

Se menciona su relación con el estrés oxidativo (en DM2…porque parece que hay mucha diferencia en los tipos de diabetes en este caso), de su repercusión o no sobre futuras complicaciones y su valor predictivo para la aparición de hipoglucemias.

 

No parece que haya evidencia firme y demostrada que una amplia variabilidad glucémica desemboque en complicaciones vasculares al mismo nivel de evidencia que ha demostrado la hemoglobina glicosilada.

En mi opinión creo que faltan estudios de largo duración, mucho más específicos, porque lo que sí parece demostrado es que una amplia variabilidad de glicosiladas empuja hacia una mayor probabilidad de complicaciones vasculares.

Y eso es algo que no acaba de cuadrarme.

Además, el uso de modernas insulinas como Lantus/Levemir, el uso masivo de las ISCI (no en España) y de los sensores continuos de glucemia (tampoco en España) es relativamente reciente y apenas ha dado tiempo a evaluar los resultados a largo plazo de manera real.

 

Midiendo la variabilidad glucémica. Lo que no se mide no se puede mejorar.

Los sensores continuos de glucemia nos ofrecen esta posibilidad.

Por ejemplo el Libre.

 

 

Como veis, el sistema AGP de Abbott permite analizar muy bien la variabilidad glucémica en base a los percentiles y distribución de las glucemias.

Sí, la gráfica es mía.

 

Hay otros métodos: Desviación estándar, índice labilidad, valor M, índice hiperglucémico….

El SmartPix de Roche, también nos ofrece el Índice de Variabilidad Glucémica…en este documento tenéis una breve explicación.

Eso en cuanto al automonitoreo “tradicional” en sangre.

Para valorar la variabilidad glucémica usando medidores continuos de glucemia están los métodos: MAGE, MODD, CONGA, GRADE



¿Has valorado con tu profesional sanitario, alguna vez, tu variabilidad glucémica?

 

26 julio 2015






Certificaciones

Aviso Importante

La información proporcionada en este sitio está dirigida a complementar, no a reemplazar, la relación que existe entre un paciente o visitante y su médico actual. No realizamos diagnósticos médicos en ningún caso.

Esta página ha sido diseñada por: AGL-Serveis