29SEP

Un día cualquiera con diabetes


Relato en primera persona de una día



Comienza el día apagando la alarma del móvil y rompiendo un envoltorio, extrayendo una tira reactiva y midiendo la glucemia.

Procuro no tocar la tira directamente con los dedos, no quiero manipularla…

186 mg/dl

Mierda, no debería haber cenado arroz, siempre igual, siempre tengo una hiper… me puse el bolus cuadrado pero me tenía que haber puesto el despertador a las 2 de la mañana, ahí hubiera corregido bien…pero estaba demasiado cansado anoche

Saco el tensiómetro y me mido: 123/79…rozando el palo.

Hay días que estoy a 80 y poco…eso me preocupa, además mientras trabajo nunca bajo de 90. Siempre que me tomo la tensión en el hospital la tengo alta y en casa, sin embargo, la tengo por debajo de los límites: ¿Hipertensión de bata blanca o eso no existe?

 

 

 

Me meto a la ducha…antes reviso los pies, ayer me corté las uñas y creo que me pasé un poco, noto el dedo sensible, tendré que vigilarlo todos los días por si le pasa algo, aunque ni siquiera me corté ni me hice sangre

Vigilo también el catéter de la bomba, hoy es el tercer día que lo llevo. Cuando me lo puse sangré un poco, debí pillar un capilar y salió un poco de sangre por el tubo. En el bolus de la cena notaba un ligero escozor cuando entraba la insulina…creo que aguantaré la mañana y antes de comer me lo cambiaré.

Pongo el café, las tostadas y la manzana en la mesa…las raciones son parecidas, así que ajusto el bolus a 6 unidades y arreando, veremos la post.

 

Reviso mi mochila: algunas galletas, glucosport, recambios de la bomba, pilas, glucómetro y pinchador, agujas e insulina de emergencia.

Tengo un rato antes de salir y leo la prensa…una glucolega la discriminan por tener diabetes, no le dejan ser policía; parece que estemos en el siglo 19. Cuanto trabajo hay por hacer aún.

En el autobús sigo leyendo, esta vez redes sociales. Miro a los reyes del 111 y los proyectos de la TransDiabetes, los hashtag #diabetESP y #diabetes ayudan a seguir conversaciones fácilmente en twitter.

Blogs sanitarios y #FFpaciente completan el menú de lectura.

 

Abro la taquilla y saco mi pijama blanco de trabajo. Guardo la bomba en la funda, la ajusto a la cintura retorciendo el cable y guardándolo debajo de la camiseta interior. Reviso que esté bien ajustado y guardado.

Son las 9.30 y ya han pasado 3 horas desde el desayuno. Las sensaciones son normales pero voy a comprobar a ver cómo estoy: 139 mg/dl (ni fu ni fa) Un poco alto para mi gusto, pero bueno, no voy a tocar nada no sea cosa que venga aluvión de trabajo y necesite esa glucemia extra.

 

El reloj avanza hasta las 11.30, no hay novedad. Como las sensaciones son normales y no ha habido mucho trabajo físico decido no volver a medirme. Me voy a la cafetería y me tomo mi habitual cortado; corrijo con media unidad.

Sigo notando ligero escozor en el catéter…

 

Se suceden los servicios, es hora punta, una compañera ha tenido que salir y somos menos. Me bajo la basal a un 50% durante media hora, por si acaso.

 

Sigue el ritmo frenético de trabajo, muchas demandas de servicios, algo de tensión en algunos visitantes…las sensaciones empiezan a ser justitas, no hace falta medirme, sé que no estoy en hipo pero debo prevenirla: basal temporal a 0 otra media hora

 

Por suerte, de golpe, todo se tranquiliza, la gente empieza a despejar el hospital y mi trabajo se reduce.

Saco la mochila y  me mido: 86 mg/dl

Me queda sólo 45 minutos para salir…

 

Ajusto mis zapatillas, estirando bien los calcetines…procuro que no queden dobleces y se ajusten bien el pie. No quiero rozaduras ni ampollas tontas.

Inicio el runtastic, me como un par de galletas, pongo otra basal temporal de media hora a 0 y empieza mi caminata de vuelta a casa.

 

Quizás sea mi mejor momento del día. Andando por la ciudad, sin música, sin prestar atención al móvil y sin ningún otro objetivo que andar.

Pero la cabeza va a su bola, los próximos compromisos, los próximos post, los problemas en el trabajo o con la familia van pasando por el cerebro. Los intento despachar rápido…algunas cosas tienen fácil solución y otras no tienen ninguna solución.

Las sensaciones no son las mejores…decido comerme un par de galletas más como prevención.

Estoy sudando bastante, el sol pega con fuerza a pesar de lo avanzado de septiembre…una marquesina informa de los 31 grados que tenemos en Valencia.

 

Una vez mandado el tuit al Club Del Paseo, mido mi glucemia: 74 mg/dl…justito, hice bien añadiendo esas 2 galletas extras, me sirvieron para acabar la última media hora sin hipo

 

Tengo pocas ganas de comer…un poco de ensalada, unos cherrys, queso y algo de melón que me quedaba aún de ayer.

Creo que voy a ser precavido, me pondré una unidad menos…

 

Una hora después recuerdo que me debía de haber cambiado el catéter antes de comer…ainsss, ¿lo dejo para la cena? ¿Aguanto un día más?

Tras contestar un par de correos, empiezo a repasar a los imprescindibles de twitter: Manyez, la factoria cuidando, Emilio Monte, los cardiotuit…jo, cada día son más…

 

A media tarde caliento un poco de agua y me hago un té…enchufo spotify y saco del archivo una recopilación de música guitarrera

Como si de una púa de guitarra se tratase, punteo mi dedo anular buscando una glucemia: 238mg/dl (insertar improperio al gusto)

Efectivamente, el catéter se ha ido a tomar viento…y esa sensación algo pastosa en la boca era claramente de hiper.
Lo quito y sale un buen chorrito de sangre, tapono con una gasa y la sujeto como puedo hasta que deja de sangrar

Busco los materiales para el cambio: catéter, reservorio, insulina, cuchilla para rasurar, gasas para limpiar la zona y el pegamento Nobecutan

 

 

En 5 minutos ya “disfruto” del nuevo catéter insertado. Purgo abundantemente el sistema y corrijo la hiper…ya veremos.

 

Mantengo la basal, con la corrección debería bastar.

   

Vuelvo al ordenador y suena “Like a Rolling Stone” en el Spotify…¡¡¡Qué mejor¡¡¡

 Así voy, como una piedra rodando.

Mi media hora de escribir cosas no me la quita nadie, mejor siempre con música.

Apago el móvil y aprieto teclas…

 

128 mg/dl la pre de la cena, ni tan mal.

Tortilla de cebolla, pan de centeno y unas uvas

Me aumento un poco la basal, un 110%, para las primeras 4 horas de la noche.

He estado toda la tarde sentado delante del ordenata y tiene pinta que esto se podría disparar.

 

 

Llamadas a la familia, algunos whasapp a amig@s y vuelta al ordenata a acabar el día: Facebook, Instagram, correos, twitter.

Una última hora dedicada a 1 de las 3 ideas con las que llevo trabajando desde el verano…vuelta a teclear, vuelta a buscar las mejoras palabras para ideas disparatadas…a gastar el buscador más famoso de internet.

 

Son casi las 22.30h, apago spotify, guardo y cierro ventanas
Los documentos que guardan las ideas descansan en su casita USB…

 

Me pongo el pijama y programo la alarma del móvil.
Tengo zumos en la mesita, cerca de la mano

Ya en la cama, saco el glucómetro por última vez en el día: 124 mg/dl

¿Qué hago? ¿Quito la basal de 115% que me había puesto?
Si llevara el sensor continuo sabría si la glucemia está subiendo o bajando…
Creo que me voy a quitar la basal y la dejo normal…

Mejor me pondré la alarma a la 1 de la mañana y me miro…estoy cerca de la visita con mi endo y quiero que me salga bien la glicada.

Espera, que tengo que ir mañana a por las medicinas, me pondré otra alarma para no olvidarme.

29/09/2015






Certificaciones

Aviso Importante

La información proporcionada en este sitio está dirigida a complementar, no a reemplazar, la relación que existe entre un paciente o visitante y su médico actual. No realizamos diagnósticos médicos en ningún caso.

Esta página ha sido diseñada por: AGL-Serveis