17ENE

No hace falta unión en la diabetes; hace falta sensibilidad y altruismo


FEDE y su desconcertante ataque a los que participamos en redes sociales



Fernando Santos y MªAngeles Pedrol escriben a propósito de la Transdiabetes y la Federación Diabéticos Españoles

De ellos dos me sigue maravillando su generosidad, su imaginación, su bondad y perseverancia.

Justo lo que echo en falta de FEDE.

Es una pena que personas que trabajan a fondo, con "la diabetes de base" y que han cosechado un éxito social y mediático sin precedentes en nuestro país, tengan que sufrir el desprecio y el reproche de quien más los debería defender, ayudar e impulsar.

A mí no me sorprenden esas actitudes.
Tengo claro a quien he apoyado y ayudado en un proyecto magnífico...con muchos errores (sobretodo míos)
Lo que no haré es apoyar la política de la falta de respeto, el odio y la envidia hacia gente que trabaja de manera desinteresada.

 

Mírenselo señores...la representación que ostentan no tiene nada que ver con la representatividad de la que carecen


 

EL GIRO COPERNICANO

Era una tarde de julio en una playa de Menorca.
Darío tenía en su mano derecha un megáfono y en su mano izquierda un aro de color azul.
Se acercó el megáfono, gritó un “Listos, Va !!!” y una enorme cadena humana comenzó a mover ese aro mágico de mano en mano.
Gentes de todas las edades, de diferentes países, gentes que desconocían el significado de ese aro azul pero que al tocarlo sentían su magia…
Una cadena humana formada por cuatro adolescentes con diabetes pero acompañados de cientos de personas. 
La TransDiabetes había comenzado.
Meses antes, esos cuatro adolescentes se habían conocido en diferentes lugares de las Islas Baleares.
Unos en un hospital, otros en un campamento organizado por una Asociación de Diabetes y otros en un encuentro de familias organizado por la madre de Darío y con el apoyo de otra Asociación.
Gracias a estos encuentros habían creado un grupo de WhatsApp y estaban siempre en contacto.
En ese 2015, alguien en redes sociales había propuesto una iniciativa para darle voz a la diabetes. La había llamado TransDiabetes y se trataba de mover de mano en mano un aro de color azul. Era un ejercicio de empatía, de ponerse en la piel del otro, de tender una mano, de esperar al otro, de colaborar.
No se pedía nada a cambio. Era un acto colaborativo y su fuerza residía en que cualquier persona podía sumarse a él.
A Ángeles esa idea le encantó, fabricó ella misma un aro azul y esa tarde de julio en una playa de Menorca se inició la magia de la TransDiabetes.
Sin saberlo, Ángeles estaba iniciando el giro copernicano. La Tierra ya no era el centro de Universo.

La estructura rígida y el principio de autoridad habían dejado paso al poder de la pasión, al poder de la emoción y al poder de la imaginación.
Las estructuras estaban en la base de todo y habían servido como punto de partida, pero las ideas podían fluir de manera libre.
Ya no era preciso celebrar el Día Mundial de la Diabetes únicamente un 14 de noviembre, ya no era preciso organizar una actividad solo para personas con diabetes.
Aquella tarde de Julio en una playa de Menorca cientos de personas que no sabían nada de diabetes llegaron a su casas y les contaron a sus familiares y amigos que ellos habían tocado con sus manos el aro de la TransDiabetes, ese aro que en una tarde de Invierno, los miembros de una Federación de Personas con Diabetes, no pudieron o no quisieron tocar…

 

 

A la atención de Andoni Lorenzo


Llevo varias meses leyendo en sus redes sociales comentarios sobre desunión y proyectos paralelos... Y como le dije un día sigo creyendo que no hay más ciego que el que no quiere ver.
Con permiso de toda la gente que organizó Transdiabetes por toda España, yo quiero hablarle de Menorca. En Ciutadella de Menorca, puedo asegurarle que ha habido un antes y un después de la Transdiabetes para los chicos y chicas con diabetes de la localidad. Como usted sabrá (o por el cargo que ocupa, debería de saberlo) aquí no tenemos enfermeras en los colegios que cuiden a nuestr@s hij@s en horario escolar, pero la Transdiabetes consiguió algo muy importante que hasta ese momento no habíamos podido conseguir.

Con la Transdiabetes conseguimos, en primer lugar poner de acuerdo a doce colegios de niños de entre 3 y 16 años para escoger un día para celebrar un acto. Durante esa semana, se habló de diabetes en todos ellos, e incluso alguno, cambio su programa curricular para explicarles a los chavales que es la diabetes.

No es tarea fácil, se lo puedo asegurar.

Desde algunos meses antes, y con la colaboración desinteresada de Carles Garcia-Roca y su enfermera María, se iba a los colegios con alumnado con diabetes a dar charlas formativas a los profesores (que falta hacía) y conseguimos que todos y cada uno de ellos tuviera un quit de emergencia (con glucagón incluido) y un protocolo de actuación para estos niños.

Pero eso no fue todo... Todos y cada uno de los niños que ese día tocaron el aro azul, sabían qué era y por qué lo hacían...

Ya me encargué yo de ir a dar charlas y material informativo a los colegios. Podría pasarle un montón de imágenes de ese día, imágenes que de forma altruista también grabó Alfons Piqué Marqués y DroneSky Fernando, imágenes muy emotivas y que algunas ponen la piel de gallina.

Y también podría contarle un montón de anécdotas, como lo mucho que emociona entrar en una clase de niños de 3-4 años y preguntar si saben lo qué es la diabetes y que uno de ellos te contesté "es una enfermedad y los niños que la tienen llevan una máquina que pita cuando tienen que comer y apretan un botón y les pone medicina".

O que las lágrimas se me cayeron al acabar una charla para chavales de 14 a 16 años y pregunté qué les dirían a sus compañeros con diabetes y se levantó un chico, diga que se siente muy orgulloso de ellos y que les admira por su valentía, coraje y capacidad para hacer frente día a día a esta enfermedad tan dura y la sala estalle en un fuerte aplauso, o ya a nivel personal que mi hijo salga con sus amigos a tomar algo y vayan a sentarse a la cafetería para merendar, se haga una glucemia y su amigo le diga: "estás alto, mejor nos vamos a pasear un rato antes de comer y así te baja la glucemia".
En Ciutadella de Menorca, durante un día todos los chicos y chicas de 3 a 16 años, se pusieron en el lugar de sus compañeros con diabetes y cuando llegaron a sus casas les explicaron a sus familias que por su colegio había pasado un aro azul, símbolo de la diabetes. 


 

Sr. Andoni, presidente de Fede España Diabetes puede usted decirme que esto no es unión?

Esto es lo que algunos llamamos magia azul. Esto no se consigue sentado en un despacho, esto se consigue con ganas de ayudar, con pasión, con emoción, hablando con sentimiento, desde el corazón...


Quizá Sr. Lorenzo, usted debería haberse acercado a Torrejón de Ardoz ese 18 de octubre a tocar el aro, quizá debería reflexionar, quizá el pasado viernes debería haberse dejado envolver por la magia de la gente que tenía a su lado, quizá...

Por mi parte le aseguro que voy a seguir con nuevos proyectos y voy a intentar que Menorca sea un referente (por desgracia, médico no puede ser) mágico para las personas con diabetes.

Un lugar donde se sientan cómodos y comprendidos.

 

17 enero 2016






Certificaciones

Aviso Importante

La información proporcionada en este sitio está dirigida a complementar, no a reemplazar, la relación que existe entre un paciente o visitante y su médico actual. No realizamos diagnósticos médicos en ningún caso.

Esta página ha sido diseñada por: AGL-Serveis