19ENE

La historia de nunca acabar con las agujas para plumas insulina


Reclamaciones cíclicas de mejoras en los materiales de inyección



De manera cíclica, una región de España se subleva porque las agujas que suministra su servicio de salud son deficientes, causan problemas o directamente atentan contra la salud de los pacientes.

A modo de recordatorio no exahustivo:

-  En 2007 en la comunidad valenciana ya se peleaba por agujas de calidad

-  En 2012, FEDE alertaba del peligro de recortar en material de este tipo

-  En 2014 nuevamente en la comunidad valenciana se denunció la situación por las asociaciones de pacientes

-  También en 2014 en Tenerife se protestaba en los mismos términos

Ya digo que hay más ejemplos en la hemeroteca.

Pues bien, la semana pasada “saltaba a los medios de comunicación” esta noticia:
El Sespa comprará nuevas agujas para inyectar insulina y reemplazará las que causaban dolor

 

 

Lo llamativo en este caso, es que liderados por Elías Campillo, un grupo de 40 familias asturiana se “buscó la vida” para analizar la calidad de las agujas en un estudio independiente.

De manera similar a lo que propuso la Conselleria valenciana en su momento y ámbito, pero que parece apenas supuso resultados positivos.

Al menos en Asturias parece que cambiarán por completo el concurso.

 

 

 

El próximo día 12 la Federación de Asociaciones de Diabéticos de Andalucía ha convocado una manifestación ante el Parlamento de Andalucía “solicitando la retirada de agujas que causan dolor y hematomas”

 

 

Es increíble que año tras año las personas con diabetes reclamemos lo mismo.
Que ninguna autoridad haya tomado en cuenta las reivindicaciones mínimas, lógicas e históricas del colectivo de pacientes.



No es cuestión de una determinada autonomía, ni de una persona, ni de un gobierno, ni de un partido político…
Es algo que se debe solucionar con urgencia.
De una vez y para siempre.
Para todas las comunidades autónomas.

Es lamentable que asociaciones, federaciones y personas con diabetes tengan que dedicar esfuerzos y recursos a luchar administrativamente para reivindicar un mínimo de calidad en el material a usar para el control de su enfermedad.

 

El tan pomposo como inútil Consejo Interterritorial Sistema nacional Salud podría hacer caso al nombre que ostenta y generar un estudio y  posterior acuerdo de obligado cumplimiento que valore, estudie y otorgue seguridad a los pacientes.

Organismos evaluadores de tecnologías y productos sanitarios los tenemos...¿por qué no interesa abordar este asunto?

Claro que viendo los programas electorales de los partidos políticos nos podemos hacer una idea de lo poco predispuestos a mejorar nuestra situación.

 

19 enero 2015 






Certificaciones

Aviso Importante

La información proporcionada en este sitio está dirigida a complementar, no a reemplazar, la relación que existe entre un paciente o visitante y su médico actual. No realizamos diagnósticos médicos en ningún caso.

Esta página ha sido diseñada por: AGL-Serveis