24ABR

Mi crónica del Congreso Nacional Diabetes


El #SEDiab16 ha dejado reflexiones para analizar



 

Empecemos por las cuestiones superficiales (o no tanto)

Excelente el Palacio Euskalduna.
Comodidad, buenas salas (a mejorar algo la accesibilidad para personas de movilidad reducida), hoteles y zonas de ocio cercanas, accesibilidad en transporte público, gran número de personal de servicio que incluso te acompañaban a la sala desde la otra punta del palacio, amplitud en la exposición comercial y en general buena señalización.

 

Buena organización.
Igual alguien tiene algún suceso a destacar (soy todo orejas)
El único que tengo yo me lo reservo, de momento, hasta autorizarme los afectados. Por suerte, fue pergeñada una solución antes del congreso porque el carajal que se iba a montar era de órdago.

 

El año pasado critiqué los problemas de acceso a la prensa, este año no ha habido problemas...tampoco era difícil mejorar teniendo en cuenta que solo hay 1 periodista (Canal Diabetes) presente durante los 2 días del congreso

En este sentido, vuelvo a quejarme de la poca repercusión mediática del Congreso.
Por mediática me refiero a periodística.
Una sencilla búsqueda en Sangoogle -en el apartado de noticias- apenas nos arroja resultados simples, basados en la rueda de prensa y nota inicial.
Eso en medios digitales, que son los que puedo buscar.
No sé lo que ha pasado en TV (si me podéis ayudar en este punto se agradecería) pero dudo que haya tenido espacio en informativos, programas de actualidad...y lo que no sale en TV, ya sabéis que no existe.
No sé si es un síntoma o una causa, pero la correlación negativa entre incidencia/prevalencia de la diabetes y la ridícula atención mediática que se le presta llama la atención.  

 

El modelo de Congreso
Aquí entra el gruñón
Lo defino como clásico, poca o nula innovación y sin arriesgar lo más mínimo en formatos ni oradores.


No entendí el tema de los 2 moderadores en las mesas, sentados ambos, uno presenta y el otro pregunta/resume las ponencias.
Todo ponencias clásicas: presentación con 20-30 diapositivas, discurso de media hora (algunos de 40 minutos) y 2-3 preguntas.
Casi siempre desde detrás del atril, mesas muro y escasa interacción con los presentes o resto de moderadores
Ningún taller práctico, de ningún tipo (salvo que en algún simposium que yo no asistí el formato fuera más participativo)


Aprecio el intento de abrir turno de preguntas post ponencias...pero eso no es un debate abierto.
Lo más cercano a mi idea fueron los 5 minutos de intenso debate entre Esteban Jodar y Rafael Rotaeche, en la mesa sobre seguridad cardiovascular.
Me cuentan también de un intenso debate en el simposio de Abbott...pero como no estuve, agradecería a algún alma caritativa que me ilustre.

Me gustaría ver apuestas por la innovación congresual (¿se dice así?)
El hashtag (y el debate) #cambiacongreso ofrece un buen número de alternativas.
Pechakuchas es un formato dinámico, que combinado con un espacio posterior abierto al networking, podría ofrecer buenos resultados.
La defensa de posiciones contrapuestas en temáticas concretas (dietas lowcarb vs "normales", por ejemplo) entre 2 ponentes sería interesante

 

Esta infografía de La Factoría Cuidando da pistas: 

 

 

La calidad de los ponentes alta: Andrew Hattersley en diabetes monogénica, Jonathan Little en ejercicio físico…y los nacionales Esteban Jódar, Marina LLobet, Merce Vidal, Dácil Alvarado.

De ésta última, psicóloga del hospital Insular Las Palmas, destaco la presentación de un estudio muy amplio, con buen número de participantes sobre muchas variables psicológicas que afectan a la diabetes. Espero con ansia leerlo.

Algo que se comentaba bastante era la cantidad de eventos que se solapaban: simposio satélite, reuniones grupos de trabajo, mesas redondas, defensas de posters, trabajo de pasillos/relaciones públicas.
Mala solución tiene este aspecto salvo que ampliemos el número de días de congreso

 

El impacto en redes sociales
Quizás de los hechos más destacables de este congreso
Veníamos del subsuelo y hemos alcanzado una buena difusión.
Posiblemente los que hablábamos sobre diabetes en las redes hace un mes, somos los mismos que hemos estado hablando en redes sociales en este congreso.
Espero que algunos se hayan sumado al carro...

 

 

Esta gráfica de número de tuits con el hashtag, refleja muy bien lo que ocurre las 2 últimas horas del Congreso: apenas queda nadie.
Todo se concentra en apenas día y medio.
Los stands de las casas comerciales están vacíos, muchos asistentes han iniciado el viaje de vuelta, otros están aprovechando para ver la ciudad…y eso se refleja en la escasa asistencia a la conferencia de clausura.
Igual esas 2-3 horas finales se podrían aprovechar mejor


Y espero también que el debate sea el modus operandi habitual...está bien difundir lo propio, pero el debate siempre enriquece más que la exhibición propia y/o ajena.

 

Dejo para el final comentar este asunto, que ilustro con foto

 

 

Queda bastante clara la situación, ¿no?

Entiendo perfectamente que la SED (y la industria) deban ser especialmente vigilantes con la legalidad vigente en un asunto pantanoso, de difícil solución y que nadie entiende.
Cosas parecidas suceden en congresos internacionales
Nuestra legislación española en este tema es obsoleta, absurda y antigua.
Y me parece que esta solución es la menos mala para todos.
Porque cumples la legalidad, en apariencia, pero dejas libertad para que cada uno hagamos lo que consideremos oportuno (nadie va a vigilar todo lo que se dice en todos los stands en todas las conversaciones...)
Pero claro, cuando ves a enfermeras con acreditaciones verdes, médicos investigadores con acreditaciones naranjas y otros profesionales que tampoco pueden prescribir también con verde...pues te entra la risa.


La situación es digna de psicoanalista:
La industria puede influir con su marketing, su dinero y sus estrategias comerciales a profesionales que prescriben sus fármacos. Pero no puede hablar (ojo, hablar) de esos mismos productos con personas que no tienen capacidad legal de prescribir.
Todo muy lógico.
Y como he demostrado varias veces en tiempo real, a través de foros, webs y enlaces varios he accedido a la misma información que se nos niega en estos foros.
Por no hablar que en algunos casos yo tengo más información que los propios trabajadores locales de las empresas
Tras el debate en twitter, añado dos links sobre la legislación de referencia en este tema:

Farmaindustria
Legislación española medicamento

Reflexión final
Lo mejor del 2.0 es poder compartir en el 1.0
Y eso se aplica también en el Congreso.
Se suele comentar que lo mejor que uno se lleva es poder hablar con alguien a quien sigues su trabajo hace tiempo, personas con quien tienes afinidades laborales y personales, amigos con los que pasas pequeños ratos que recuerdas años despues...
Si el éxito se basa en eso -en el networking- no queda más que potenciarlo.
Y si lleva el matiz práctico y/o científico mucho mejor.
Porque seguro que de estos 3 días han salido colaboraciones y futuras alianzas en proyectos. 

Este post (y cualquier otro de la web) queda abierto a rectificaciones, ampliaciones y comentarios que queráis hacerme.

 

24 abril 2016


 






Certificaciones

Aviso Importante

La información proporcionada en este sitio está dirigida a complementar, no a reemplazar, la relación que existe entre un paciente o visitante y su médico actual. No realizamos diagnósticos médicos en ningún caso.

Esta página ha sido diseñada por: AGL-Serveis