30OCT

La educación 3.0 también en diabetes


La necesidad de pensar en Entornos Personales de Aprendizaje



“Tenemos que educar a los pacientes”
“La educación diabetológica debería ser obligatoria para todos los pacientes”
“La educación entre iguales es beneficiosa para mejorar el control de las enfermedades crónicas”

Son frases que todos, supongo, podríamos firmar como ciertas.

 

El uso masivo de las redes sociales también ha supuesto un vuelco en los procesos de enseñanza-aprendizaje y en las metodologías docentes.

 

Quizás deberíamos estar avanzando desde una educación 1.0 (unidireccional, desde el profesional sanitario hacia el paciente) siguiendo actualmente en una educación 2.0, que supone asumir el  concepto web 2.0  y usar herramientas de comunicación e interacción como redes  sociales, blogs, podcast…y tratar de alcanzar una educación 3.0.

La Web 3.0 es aquella que se ha generado gracias a las posibilidades de interacción entre las personas, sobre todo por la constante presencia en las redes sociales.

 

En educación significa una revolución ya que actúa directamente sobre el rol del paciente (o alumno en términos de educación general), produciendo un cambio que contribuye a mejorar el aprendizaje. El paciente entrena y desarrolla nuevas competencias, como la investigadora, mediante la navegación y búsqueda de información.

La educación se personaliza al máximo ya que en este entorno los pacientes utilizan los diferentes recursos disponibles en la red en función de su perfil y los profesionales se convierten en facilitadores de estrategias de aprendizaje de sus pacientes.

 

Al fin y al cabo, uno de los objetivos de la formación a los pacientes con diabetes es capacitarlos para poder trabajar de manera colaborativa con los profesionales sanitarios para –entre todos- optimizar su salud y su calidad de vida.
En diabetes, aún estamos anclados –en muchos casos- en el 1.0
Con suerte, en otros muchos casos, los profesionales se han situado en el 2.0 pero muy pocos hay oteando el 3.0

 

 

Una diabetes 3.0 pasa, ineludiblemente, por co-crear la información sobre diabetes.

 

La información debe construirse desde la colaboración de todos (y todos son todos)

El rol educador del profesional sanitario debería orientarse hacia organizador de la colaboración para crear conocimientos y optimizar el ambiente de aprendizaje


Los recursos educativos deben ser creados y compartidos por pacientes, trabajando codo con codo con instituciones, empresas, profesionales, consejerías de salud e incluso países

Las actividades formativas deben ir un paso más allá de la flexibilidad, de diabetes también se aprende fuera del ámbito de la endocrinología, la enfermería o la psicología…crear espacios de aprendizaje y autoaprendizaje debería ser más prioritario que seguir un manual

 

La sanidad es universal, no debería tener sentido decir que me tratan en tal o cual hospital, de tal o cual autonomía o que la DM2 la llevan en primaria…restringir cauces de comunicación sólo conduce a empobrecer el conocimiento y diferenciar aprendizajes

 

Los contenidos o la información no deberían tener copyright, no deberían ser propiedad de nadie.
El proceso educativo, el entorno de aprendizaje –por el contrario- sí tendría un fuerte sentido de propiedad, pero con el matiz colaborativo, no con el matiz despectivo y excluyente
Cada aprendizaje es único, porque cada paciente es único y su entorno personal (también el de aprendizaje) es intransferible

 

Tenemos mucha tecnología, pero muy poco conectada


Bombas, glucómetros y medidores continuos no vuelcan información a la historia clínica

Pulseras monitoras de actividad, tipo Fit Bit y similares, tampoco reflejan esa actividad directamente en la historia clínica (y mira que se receta ejercicio físico a casi cualquier paciente con casi cualquier patología)

Pulsioxímetros, tensiómetros, con el móvil se puede hacer un electro cardiograma o analizar un melanoma

Apps como Social Diabetes aún son vistas en España como intrusas del sistema (otra cosa es el NHS británico)   

 

Perdemos información, perdemos análisis, perdemos big data…no sólo los sanitarios deben ponerse las pilas, gestores profesionales e informáticos son clave para mejorar la diabetes de los pacientes.
Desde luego sin conectar la tecnología, no habrá Diabetes 3.0

30 octubre 2016






Certificaciones

Aviso Importante

La información proporcionada en este sitio está dirigida a complementar, no a reemplazar, la relación que existe entre un paciente o visitante y su médico actual. No realizamos diagnósticos médicos en ningún caso.

Esta página ha sido diseñada por: AGL-Serveis