03MAY

La financiación pública de los sensores continuos de glucemia ya es una realidad


monitorización continua, financiación pública



Mucho se ha debatido sobre este tema, bastantes peticiones en Change, muchos rumores, anuncios políticos que luego no se han llevado a la práctica…

Y ayer, 2 mayo 2017, la situación se volvió real y tangible: por primera vez, una administración pública financiaba los sensores continuos de glucemia, de manera ordenada -priorizando criterios de inclusión- y consensuada por todos los actores del proceso.

Ya no son situaciones excepcionales.
Ya no es una financiación que no se sabe cuantificar en número y coste económico.
Es una situación anunciada y publicitada, transparente, con número de beneficiarios y partida económica.

La nota de prensa de la Conselleria de Sanidad Valenciana así lo deja claro.

 

Lo primero que destaco es que se destina una partida de dinero directamente a pacientes. A su tratamiento, a mejorar su control de la enfermedad y su calidad de vida.
Y esto siempre hay que celebrarlo.
350 pacientes son pocos…realmente muy pocos.
Seguramente somos muchos más los que precisamos de esa tecnología en la Comunidad Valenciana.
Pero mi posición es alegrarme por esas 350 personas y familias que se van a beneficiar.

 

Lo segundo a destacar es “haber metido cuña”
Entre todos, hemos iniciado un camino para que en el futuro la introducción de la innovación tecnológica sea algo más sencilla.
Y ese es el reto ahora: hacer un seguimiento de esa prestación, demostrar con datos reales y propios (de la Comunidad Valenciana) que invertir en esa tecnología, a medio y largo plazo es beneficioso para el paciente (a todos los niveles) y para el propio sistema (el cacareado coste-beneficio)
Si todos trabajamos en esa línea, tendremos argumentos sólidos para aumentar esa inversión en años posteriores.

Espero que otras Comunidades Autónomas (y el Ministerio) tomen nota y en muy breve plazo instauren medidas parecidas o mejores para las personas con DM1 del resto de España.

 

Tercero, el consenso.
Las indicaciones de prescripción han sido fruto de un debate abierto y una decisión consensuada entre profesionales sanitarios, asociaciones de pacientes y sociedades científicas.
Estábamos todos representados.
La Consellería ha asumido las recomendaciones emanadas del grupo como propias.
Por tanto, no cabe más que felicitar a la Consellera, a su equipo directivo y al director del Plan de Diabetes, Francisco Pomares.

 


Las indicaciones

Pacientes con diabetes mellitus tipo I que, a pesar de ser portadores de bombas de insulina tienen un mal control metabólico o glucémico, así como los pacientes con hipoglucemias graves de repetición o con hipoglucemias inadvertidas, y las mujeres gestantes que requieran una mejor planificación y control de la glucosa.


Es una indicación para un grupo muy concreto de pacientes.
El objetivo era priorizar actuaciones.
A día de hoy no se cuenta con financiación masiva para esta tecnología (insisto, es la primera vez que se aprueba por una administración pública) y por tanto, había que señalar un grupo restrictivo de pacientes que se beneficiaran de esta tecnología.

No es para todos.
Igual que la bomba de insulina no es para todos.
No es una cuestión de tener más o menos derecho, pagar más o menos impuestos, es una cuestión de necesitar o precisar.
Casi siempre pongo el mismo ejemplo.
Todos tenemos derecho a una ambulancia (un transporte no asistido) para acudir a una consulta médica rutinaria.
Pero no todos lo precisamos.
Hay unas indicaciones concretas y un criterio médico que hace posible la prescripción de un recurso como una ambulancia para ir a una consulta.
Si todos hiciéramos uso de ese derecho, la sanidad pública sería inviable…
Pues en el caso de la medición continua pasa lo mismo.

 

Todos tenemos que entender la importancia de esto.
Que es un primer paso, que queda mucho camino por recorrer…
No nos arroguemos derechos imposibles (e insolidarios), seamos realistas y trabajemos de manera sostenible.

Espero y deseo que no haya un “efecto llamada”.
No vayamos todos los pacientes pidiendo “lo mío”.
En todo caso, el efecto llamada debe ocurrir para trabajar para el futuro, evidenciar la utilidad y rendimiento de estos sistemas (control glucémico y calidad de vida) porque con eso en la mano no debe haber administración que se nos resista.
Y eso pasa porque pacientes y profesionales sanitarios trabajemos en global (un registro común de datos, un seguimiento a esos datos, una evaluación periódica y una transparencia de esa evaluación).
¿Podremos hacerlo?
¿Cada unidad de diabetes pondrá los datos -anomizados, faltaría más- al servicio de todos?
¿Colaboraremos los pacientes ofreciendo nuestros datos y confiando en los profesionales?

 

 

Las indicaciones de prescripción apuntan hacia dos marcas comerciales: Medtronic y el combo Animas-Dexcom

Espero que más adelante, se estudie la financiación de dispositivos como el sistema flash, el Guardian Connect u otros sistemas de medición de glucemia menos invasivos/molestos.
En mi opinión, tienen “otro target” de pacientes (la grandísima mayoría de pacientes con diabetes)
Y aquí, quizás, habrá mayores motivos de discusión.  

 


Ayer fue un día para recordar.
Un día que abre oportunidades de mejora.

 3 mayo 2015






Certificaciones

Aviso Importante

La información proporcionada en este sitio está dirigida a complementar, no a reemplazar, la relación que existe entre un paciente o visitante y su médico actual. No realizamos diagnósticos médicos en ningún caso.

Esta página ha sido diseñada por: AGL-Serveis