30AGO

Guía práctica clínica DM1: revisión crítica


Repasamos y difundimos la primera guía sobre DM1 en España



 

 

Primero de todo enlazamos al documento en cuestión  

 

No es baladí haber escogido este enlace del Ministerio del ramo, es facilmente accesible porque es la primera entrada que nos ofrece el buscador más conocido de internet.

Sin embargo, no es tan fácil acceder a él siendo paciente.

La web de la Federación Diabéticos Españoles no pone ningún enlace ni en documentación ni en noticias, la web de la Asociación Diabetics Catalunya tampoco, ni la de Andalucía, ni la de Valencia , ni...

Tan sólo Ademadrid cuelga el documento en su web . La Asociación vizcaína lo incluye como noticia .

 

Si nos vamos a los sociedades médicas, la Sociedad Española Diabetes lo tiene colgado en su web como noticia en su portada, de momento no lo incluye como documento fijo en su sección "guías".

La Sociedad Española Endocrinología Pediátrica sí lo tiene colgado como documento en la portada de su web.

La Sociedad Española Endocrinología y Nutrición , en su web no menciona absolutamente nada de esta guía.

 Estas tres sociedades médicas han respaldado expresamente la creación de esta guía.

 

Otras organizaciones médicas como la RedGdps tambien se han hecho eco de esta guía, así como las dos mejores webs sobre diabetes en España: Clinidiabet y ForumClinic .

 

Así pues, esta es la primera crítica: la difusión global de esta iniciativa es muy deficiente a nivel de los pacientes, mejorable en el apartado de los profesionales médicos y buena en las administraciones públicas.

 

¿Por qué es importante esta guía?

Poco hay que comentar...esta guía le interesa a cualquier persona relacionada con la diabetes, profesionales, pacientes e instituciones.

 

 

 

Casi nada...esta guía sirve para orientar al tratamiento de los pacientes con DM1 Smile

¿No sería lógico distribuir ejemplares de este trabajo entre los pacientes? Qué mejor educación diabetológica se tenndría al distribuir masivamente un documento donde analiza qué evidencias científicas demostradas existen para el cuidado de la enfermedad. Y eso lo hacen con un lenguaje y formato, aunque lógicamente técnico, accesible para una gran mayoría de personas.

 

¿Cómo puede servir esta guía a los pacientes?

Por un lado, la guía repasa de manera casi exhaustiva aquello que nos afecta en el día a día: alimentación, ejercicio físico, control glucémico, hipos e hipers, embarazo, anticoncepción y complicaciones diabéticas. Así pues, tenemos un magnífico documento de referencia para consulta en casi todas las situaciones

Por otro lado, aborda cómo deberían ser las consultas  médicas y qué revisiones periódicas deben hacernos.

Es decir, tenemos un arma legal con la cual defendernos ante la mala praxis profesional o la mala organización sanitaria.

 

¿Cómo funciona la guía?

Basicamente la guía tratar de "poner notas" (como en el cole) a las prácticas clínicas que surgen desde las investigaciones y de la propia evidencia diaria.

A es la nota máxima que ponen a las recomendaciones y D es la nota más baja de las recomendaciones porque tienen menos base investigadora.

También evalúan la evidencia científica a través de los estudios de diferentes aspectos de la diabetes. 

Las notas van desde el 1++ (matrícula de honor) hasta el 4 (simple opinión de expertos)

 

Vamos directamente a la segunda crítica

 

 

Esto es demencial.

Parece mentira que tengamos que poner imágenes tan conocidas como estas:

 

¿Reutilizar las agujas 3 o 4 veces?

La reutilización favorece las lipodistrofias, aumenta la posibilidad de errores en la difusión de la insulina, pero sobretodo hace mucho más daño al inyectarse.

¿Cómo es posible que un amplio grupo de expertos y pacientes puedan recomendar esto?

Entiendo que este apartado no lo han consultado con ningún paciente, porque todos sabemos (porque lo hemos notado en nuestra piel) la enorme diferencia que existe entre una aguja nueva y una aguja reutilizada.

Pero si nos vamos a temas legales, como usuarios estamos obligados a usar el producto sanitario conforme a las especificaciones del fabricante.

No olvidemos que las agujas son productos estériles y por tanto, despues de su uso no existe la esterilidad y hay más probabilidad de infección en el punto de inyección; también desaparece la lubricación de la aguja (por eso causa más dolor) y existe la posibilidad que restos de insulina cristalicen dentro de la chimenea de la aguja y dificulten la siguiente inyección.

 

Lo peor de todo es que una Guía que se basa en análisis y estudios científicos no aporte ni una prueba de porqué hay que reutilizar las agujas.

Demencial.

 

Dificilmente me puedo imaginar una situación en la cual sea "obligatorio" pincharse por encima de la ropa.

Quizás en el Polo Norte ? Y ni allí porque si se hace al aire libre se congelaría...

Otra vez hay que decir lo mismo: al atravesar la ropa, la aguja pierde la esterilidad, pierde la lubricación (por tanto duele más) pierde longitud (peligro de no pinchar) y se pierde visión directa sobre la técnica de inyección (por no hablar que la técnica del pellizco debe ser una quimera en esos casos).

El estudio del Dr.Fleming, que menciona la guía, fue hecho con 42 personas...sin lugar a dudas "un n elevadísimo" (modo ironía), con el 80% de pacientes con DM1...en un estudio hecho en 1997.

¿Mencionan ese estudio y obvian las recomendaciones del Titan?

 

A pesar de mencionar el macroestudio llamado Titan patrocinado por Becton Dickinson, la principal farmaceutica del sector, no parece que haya sido muy del agrado de los autores.

En este documento se incluye una pequeña trayectoria de este estudio:  http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/20933206

 

 Según la guía de práctica clínica DM1

 Recomendaciones extraídas del Titan:

 

Creemos que la diferencia está bastante clara entre estas 2 fuentes.

 

Para finalizar este apartado, ahondando aún más en lo extraño que nos resulta, os ponemos una captura de un artículo publicado por la educadora Merce Vidal en la revista Diabetes de la SED  referente al propio estudio TITAN.

 

 

 

Continuamos con la tercera crítica


A pesar de este recordatorio, parece que existe suficente evidencia clínica respecto a los factores de riesgo cardiovascular: IMC, colesterol, triglicéridos, tensión arterial

Tanto es así que las cifras de colesterol y tensión arterial son muy frecuentemente monitorizadas por los endocrinos, pautando tratamiento farmacológico sin la menor duda.

Por ejemplo, en este trabajo del Dr.JF Ascaso

de donde extraemos:

 

Es cierto que la guía menciona de manera expresa el control y evaluación de las diferentes variables de riesgo cardiovascular, pero consideramos que es un aspecto habitualmente considerado como secundario y que merece mucha más atención, especialmente por parte de los pacientes.

 

Este tema nos parece importante y por eso lo subimos en el ranking hasta la cuarta  posición en las críticas :

 

En primer lugar, hay que agradecer a los autores de la guía la recomendación expresa de incluir psicólogos en la plantilla de profesionales que atienden a las personas con DM1.

Es innegable que son conscientes de la importancia que tienen los factores no puramente médicos en el control de la DM1; por esta misma razón, r educir los factores psicológicos (con incidencia directa en la DM1) a trastornos de la conducta alimentaria y a los trastornos de la afectividad y/o ansiedad se nos antoja escaso e incompleto.


Aunque suene a corporativismo, recomendamos nuestra particular "biblia" en cuanto a psicología y diabetes: 

Variables como el apoyo social, la fobia social o la fobia a las agujas, el temor a las hipoglucemias de los padres, los estilos de afrontamiento, la motivación, la adherencia al tratamiento, los diferentes estilos de atribución causal o los efectos a largo plazo de hipos e hipers en la función cognitivo son abordados en el libro con suficiente bagaje clínico y documental como para ser tenido en cuenta.


Para finalizar, acabamos con la quinta crítica

En pleno auge de las tecnologías de la información, de las redes sociales o la promoción de la telemedicina, cabría pensar en una mínima reflexión acerca de su uso en el control clínico de la DM1.

Experiencias tan positivas como Forum Clinic  relativa a grupos de apoyo de pacientes mediante moderadores médicos, diabetes foro  grupo de apoyo creado y gestionado exclusivamente por pacientes o Clinidiabet , con una inmensa base de datos con información, variada y actualizada, en torno a la DM1...dan pie a favorecer el trabajo a través de "la nube".



Actualizado a 9 septiembre 2012

Ultima revisión 21 marzo 2015






Certificaciones

Aviso Importante

La información proporcionada en este sitio está dirigida a complementar, no a reemplazar, la relación que existe entre un paciente o visitante y su médico actual. No realizamos diagnósticos médicos en ningún caso.

Esta página ha sido diseñada por: AGL-Serveis