07NOV

Los celadores somos parte de los cuidados invisibles


Presentación VI jornada autonómica Celadores



Este sábado celebramos la VI Jornada de Encuentro de Celadores de la Comunidad Valenciana.

El lema de la jornada es “Celador@s de principio a fin”.
Y es que como nos gusta decir:

Somos el primer profesional sanitario que ve una persona al acceder a un centro sanitario y cuando esa misma persona abandona el recinto, también somos los últimos profesionales sanitarios que ve

 

Bien mirado, estamos junto al paciente en todo momento, en todas las áreas, en todas las situaciones.
Cuesta imaginar un acto sanitario en el que no esté presente el celador de una manera u otra.

Así pues, podríamos decir que los pacientes y los celadores somos casi los únicos que estamos presentes en todo el proceso asistencial por el que pasa una persona al usar la sanidad pública.

 

 

He dicho al principio que los celadores somos profesionales sanitarios.
Aunque legalmente no es así.

Y eso importante para muchas cosas, entre ellas que la Ley 55/2003, de 16 de diciembre, del Estatuto Marco del personal estatutario de los servicios de salud…no se acuerde de nosotros.



¿Y qué importa eso? Dirás

Pues que estamos regidos por unas normas preconstitucionales, en concreto la Orden Ministerial de 5 de julio de 1971
Una norma de hace 46 años, camino de 47 años.

El artículo 14.2 lista las 23 funciones que supuestamente desarrollamos en el S.XXI
Aunque se podrían resumir en la última:
También serán misión del Celador todas aquellas funciones similares a las anteriores que les sean recomendadas por sus superiores y que no hayan quedado específicamente reseñadas.

Ancha es Castilla

 

Curiosamente, ninguna CCAA ha tenido a bien organizar un poco el trabajo de celadores. Sólo Murcia y Castilla León se han atrevido -muy tímidamente- a reseñar, negro sobre blanco, algo (muy poco) de orden sobre las funciones de los celadores

¿Para qué queremos competencias si después no las usamos?

 

La importancia de la formación
A celador, tanto por oposición como por bolsa, se accede con un certificado de estudios.
No pasaría nada si nuestras funciones se adecuaran a ese nivel de estudios.
Pero demasiado a menudo no es así.

 

Tampoco pasaría nada si se nos formara convenientemente.
Somos ejemplo de formación entre iguales.
Porque es así como aprendemos, unos de otros, los veteranos enseñando a los más jóvenes.

 

No parece que en una sanidad del SXXI hiperespecializada, unos profesionales aprendan gracias -exclusivamente- a la generosidad de los compañeros veteranos.

 

Supongo que no tengo que justificar la importancia de un trabajo bien hecho en quirófanos, en hablar correctamente con un paciente, en saber trabajar en equipo, en saber movilizar correctamente a un paciente, en saber tratar a cada paciente en función de sus características…

 

Y es que nos incluimos en esos “cuidados invisibles” tan importantes para el confort y la recuperación de los pacientes que usan la sanidad pública.
Seguramente seamos de los profesionales que más tocamos físicamente a los pacientes (movilizaciones, sedestaciones cambios posturales, traslados…)
Y esto me lleva inmediatamente a la Humanización

 

La jornada pretende seguir trabajando en la visibilización del trabajo invisible de los celadores.
Pero también en la necesidad de ser considerados como profesionales sanitarios.
Esa consideración nos llevaría a tener una legislación de referencia que defina claramente nuestras funciones y con ello poder crear una formación específica: de acceso, continua y continuada.

 

7 noviembre 2017






Certificaciones

Aviso Importante

La información proporcionada en este sitio está dirigida a complementar, no a reemplazar, la relación que existe entre un paciente o visitante y su médico actual. No realizamos diagnósticos médicos en ningún caso.

Esta página ha sido diseñada por: AGL-Serveis