07ABR

¿Hasta cuándo tengo derecho a ir al médico?


Pensando sobre si la continuidad asistencial tiene un límite



El pasado viernes 5 abril tuve la suerte de poder participar en un seminario del Master de Gestión Sanitaria de la UMH, debatiendo sobre la Gestión Clínica, la dra. Pilar Román habló de alguna propuesta que había realizado en el área de Cardiología, donde a los pacientes se les citaba de año en año, como “revisión y control”.

 

Como ella bien decía, lo normal es que si el paciente tiene un evento cardiovascular no suceda – la casualidad- el mismo día de la visita, sino cualquier otro de los 364 días en que no acudía a visita.

Por sorpresa para ella, los pacientes no querían que les dieran el alta.
Querían volver, año tras año, a esa revisión.

 

Una revisión (palabra que yo criticaba por la connotación de examen para el paciente crónico), “inútil”, porque para ver los resultados de un Holter, leer un electro, una ecocardio o cualquier analítica en sangre que no revistan alteraciones lo mejor es trasladar esa información al médico de familia…
“gastar” el tiempo de una visita (de muchas visitas así) de un especialista de máximo nivel para acabar diciendo:” pues está todo bien, siga con la medicación y pida cita para dentro de 1 año”…es claramente algo a cuestionar.

 

Entonces, ¿por qué los pacientes seguimos acudiendo a las visitas? (perdiendo horas de trabajo o tiempo libre, entre otras cosas)
¿Inercia terapéutica? Entendida como “siempre lo hemos hecho así” o si el paciente quiere venir, pues lo cito…
¿Necesidad de autoconfianza?
¿miedo a perder el contacto con el médico de confianza y que no nos conozca cuando aparezco por allí?
¿miedo a que tengo una enfermedad crónica y nunca voy al centro sanitario?

 

 

Y es algo parecido a lo que pasa en DM1…
Si estoy entrenado para resolver las hipos/hipers, modifico basales, ratios, calculo mi FSI, sé contar HC…¿para qué voy cada 3-4 meses a la famosa revisión?
La glicada (y resto de analítica) la puedo hacer en el centro de salud…y hoy en día, más menos, todos somos capaces de poder enviar gráficas de TIR a nuestro endo (o deberíamos ser capaces…que el ecosistema diabético es rarito)

Claramente, no voy por eso...entonces, ¿por qué voy 3 o 4 veces al año?

Las razones son emocionales, sociales y conductuales. Las clínicas son menores.

 

 

El caso es que me quedé pensando en este asunto.

Y como casi siempre, acabo por precisar entre dos conceptos: derechos y necesidad (precisar de) con mi analogía de siempre.
Todos tenemos derecho a un transporte en ambulancia no asistida TNA (sin personal sanitario) para asistir a cualquier consulta sanitaria (se entiende consultas externas), pero no todos precisamos de esa TNA, no tenemos esa necesidad.

Si todos ejercemos todos los derechos, la sanidad pública (o privada) es imposible desde cualquier punto de vista.

 

Mucho se habla del empoderamiento del paciente y de la reorganización de la sanidad hacia la cronicidad, pero poco se habla de la necesaria alfabetización sanitaria (no de salud o de la enfermedad particular, que también es clave), sobre la gestión sanitaria.

Porque para ser un paciente empoderado no sólo necesitas conocer tus derechos -entre otras cosas- sino que es mucho más importante conocer lo que necesitas.

En este sentido, la figura del paciente experto es muy importante.
Quizás, la técnica del modelado: ver cómo lleva la enfermedad y sus revisiones de un igual, de alguien con la misma patología, sea mucho más efectivo respecto a lo que aconseje -en determinados aspectos- un profesional sanitario.

Y los grupos de pacientes.
Las asociaciones de pacientes saben bien de la utilidad de hablar un paciente con otro.

La cronicidad es emocional, social y conductual.

Esas tres características las aborda poco (y habitualmente mal) el sistema sanitario.

Los grupos de pacientes, crónicos o no, dentro del sistema sanitario son anecdóticos.
Fomentándolos (y eso requiere tiempo, personal, inversión en €, diseño y evaluación) no sólo mejoraríamos la salud de los pacientes, seguro que mejoramos la gestión sanitaria.
Incluso quizás, ahorrábamos dinero.

07/04/2019






Certificaciones

Aviso Importante

La información proporcionada en este sitio está dirigida a complementar, no a reemplazar, la relación que existe entre un paciente o visitante y su médico actual. No realizamos diagnósticos médicos en ningún caso.

Esta página ha sido diseñada por: AGL-Serveis