15MAY

La gestión en diabetes: ¿innovas o piscifactoría?


Reflexión sobre el futuro-presente de la atención a las personas



Hablar siempre está bien.
Es relativamente fácil.
Dedicas un tiempo a darle vueltas a un tema, machacas el buscador más famoso de internet, escribes el argumentario y lo desarrollas con las mejores palabras posibles.
Y lo escenificas, tipo charla TED en cualquier jornada random, juntando 800 palabras en un blog como este, “columneando” en un medio de comunicación o pontificando desde el púlpito de cualquier parlamento nacional, autonómico o local.

 

Lo difícil viene siendo sentarse en la trinchera de la gestión (sí, hay más trincheras que las de los trabajadores “de a pie”) darse cuenta de lo difícil que es manejarse cuando las decisiones globales afectan inmediatamente a personas concretas -con cara, nombres y apellidos- comprobar que (por mucho que patalees) no tienes más dinero para hacer lo que te gustaría y que aquellas cosas que explicabas, vociferabas o escribías no son tan sencillas ni rápidas de cambiar como parecen desde fuera.

 

Y en eso estamos en diabetes.
Desde hace dos años asistimos a anuncios políticos de financiaciones -parciales o totales- de sistemas de medición de glucosa intersticial.
En su inmensa mayoría carentes de presupuesto concreto, criterios clínicos de adjudicación o priorización, temporalización realista de puesta en marcha y mucho menos sistemas objetivos de evaluación y seguimiento.

 

Cuando te das una vuelta por Facebook -principal hábitat donde pernoctan la mayor parte de pacientes- lees abundantes muestras de descontento (o insultos) con las repetidas situaciones de inequidad, de falta de conversión en realidad de compromisos públicos o necesidades imperiosas de un MCG para los que nadie ha puesto el menor interés en regular (menores de 2 años).

 

Andalucía y la Comunidad Valenciana tienen modelos de gestión similares, con una persona al frente del área (llámale estrategia, Plan o llámale X), ambos son endocrinos que dedican la mitad de su jornada semanal a la gestión y la otra mitad -más o menos- a la asistencia directa a los pacientes (no pierden contacto con el mundo real).

Con sus deficiencias y sus puntos fuertes respectivos, ambas CCAA han acabado trabajando en una aprobación más global de la MCG y en general, de la tecnología en diabetes.

 

Cataluña se ha lanzado a realizar una consulta abierta al mercado para un Proyecto de gestión integral del paciente con implementación de soluciones innovadoras. Es decir, en un lado del cuadrilátero con calzón rojo, la Generalitat de Catalunya. Y al otro rincón, las empresas privadas con soluciones tecnológicas que mejoren la atención a las personas con diabetes…cobrando por ello, claro.

Estoy muy interesado (e impaciente) por conocer cómo se desarrolla esta iniciativa.
En mi opinión, un pago por objetivos o de riesgo compartido puede ser algo a estudiar muy seriamente.



Ya he hablado de la arriesgada apuesta de Extremadura, introduciendo la subcontratación de personal sanitario en la creación de Unidades tecnológicas bajo el paraguas de un contrato de suministro de bombas de insulina.

 

¿Y el resto de CCAA?
¿Y el Ministerio?

¿Innovan o piscifactoría?

 

 

 

Al final, la imagen que se me viene a la cabeza es que los peces -digo las personas con diabetes- estamos en una piscifactoría donde dependiendo el día y la situación te llega más agua, te dan más comida o te llevan a otro tanque más grande.

 

Ni idea de si es sostenible la práctica de la cría en cautividad de los pescados…lo que sé es que la innovación es imprescindible.
No podemos estar lanzando “a puñaos” diferente comida en diferentes tanques (CCAA).

Es que tenemos un espacio cercado, dentro del cual hemos metido tanques separados.
Y no creo que necesitemos separarlos en tanques.
Más que nada porque a las personas no hace falta pescarlas (bueno, cada 4 años en período electoral, sí).


Abordar la globalidad va a ser mucho más asequible buscando fórmulas innovadoras que aprobando medidas unilaterales, sesgadas y carentes de consenso absoluto.
Porque la aprobación del Flash ha sido como aprobar la misma comida para 17 tanques de una piscifactoría pero dejando que cada cuidador lo saque de su bolsillo, organice cómo tira la comida y sin importar si a los peces se la comen…

 

 

Y nadie piensa en el futuro.

Pienso para todos es hacer piscifactoría.

Innovar es poner la primera piedra para abodar las necesidades individuales de cada paciente y los retos que supone atender a casi 5 millones de personas con diabetes.



15 mayo 2019






Certificaciones

Aviso Importante

La información proporcionada en este sitio está dirigida a complementar, no a reemplazar, la relación que existe entre un paciente o visitante y su médico actual. No realizamos diagnósticos médicos en ningún caso.

Esta página ha sido diseñada por: AGL-Serveis