21JUN

97 días de viaje por el teletrabajo


Vicisitudes acerca del teletrabajo



Pues sí, he estado 97 días de teletrabajo.
Oficialmente concedidos por la autoridad pertinente en virtud de mi condición de persona vulnerable por mi DM1 ante el coronavirus.

Empecé mal porque, quitando la perenne y saludable hipocondría de la que hago gala cada cierto tiempo, no me considero enfermo.
Aunque tenga una enfermedad.
Y que te consideren vulnerable, por muy buena estabilidad mental que tengas, el concepto te cala un poco en el cerebro y tuve que invertir tiempo/ganas en adecuar mi inestable estado de ánimo.


El confinamiento, duro por sí mismo, lo ha sido menos al tener la posibilidad de teletrabajar. Tener la oportunidad de ocupar buena parte del día ha sido positivo.
En un mar de noticias negativas, conversaciones pesimistas y augurios lúgubres, poder airear la mente hacia cuestiones laborales ha significado mucho y bueno.

 

Otra de mis características es mi particular sentido del orden.
Vamos, que soy un desastre y voy a mi bola.
No soy de cuadrícula y horarios rígidos.
Que luego no lo cumplo y aparece el sentimiento de culpa.

Así que no me marcaba objetivos concretos, sino que señalaba actividades a realizar (farmacia, panadería, echar la basura, recoger la compra, videoconferencia con familiares, deadline de proyectos…) y en función de esas actividades funcionaba día a día.
Pero sin orden ni concierto.

 

La conexión VPN y portátil corporativo me permitía conectarme a cualquier hora del día y ha funcionado todo lo bien que funcionaba mis 4G.
Es decir, bien y rápido, salvo algunas caídas inesperadas.

No me he acostumbrado a trabajar con un portátil…con pantalla pequeña, con teclado diferente y con teclado numérico diferente.
No podía conectarme al VPN desde mi PC de sobremesa, con una pantalla bastante más grande.
Con el paso del tiempo, trabajar con el portátil ha sido más incómodo.

 

He notado muchas dificultades para concentrarme mucho rato.
Ha sido muy difícil trabajar más de 1 hora seguido sin ningún parón.

Las pruebas con música, sin música, con o sin auriculares, apagando el teléfono para evitar interrupciones…no han funcionado.
El problema de mantener la concentración ha sido interno.

No me ha preocupado excesivamente porque la productividad ha sido alta.
Lo que quería hacer, lo conseguía.
Más menos en el tiempo que pensaba y en la forma que pensaba.
Quizás con más esfuerzo, pero llegaba.

 

Me gusta trabajar con otras personas, salvando mi naturaleza asocial.
El sentimiento de pertenencia a un equipo es gozoso, aumenta tu seguridad y anima a desempeñar el trabajo de mejor ánimo y con mayor sentido.
El teletrabajo elimina, de cuajo, casi todo eso.
Porque las videoconferencias, las llamadas o el whassap no suplen las conversaciones informales de pasillo, las cuitas a media voz contando maldades del vecino o las confesiones personales a tu compi con el que tienes más afinidad.

Y eso perjudica el desempeño.

Lo he notado cuando he acudido a alguna reunión presencial.
Al volver a casa, me sentía mejor ánimo y mejor disposición al trabajo.
Como que me cuadraba mejor, que lo realizado en casa tenía un sentido y un encuadre.
Se hacía evidente que servía para algo y no era un trabajo que se perdía en código binario y archivos compartidos que nunca sabes qué se hace con ellos.

No creo que se pueda teletrabajar sin acudir cada 7-10 días (como mucho) a una jornada de trabajo presencial.
La mezcla de ambas me parece una gran estrategia de RRHH para todos aquellos que pudieran y desearan.

Falta por ver a medio/largo plazo.

 

 

Integrar el trabajo en la vida cotidiana ha sido una gran experiencia, enriquecedora en lo personal y en lo laboral.
Es otra forma diferente de trabajar.
No es sólo no acudir al despacho o utilizar videoconferencias.
Supone no hacer una separación del trabajo-vida diaria, en la práctica lo acoplas a tu forma de vida, a tu familia y a tus necesidades.
A partir de mañana día, volveré a separar el trabajo por un lado y todo el resto de mi vida por otro.

Esperemos que los que toman decisiones aprendan y, entre todos, evolucionemos en la política de RRHH

21/06/2020






Certificaciones

Aviso Importante

La información proporcionada en este sitio está dirigida a complementar, no a reemplazar, la relación que existe entre un paciente o visitante y su médico actual. No realizamos diagnósticos médicos en ningún caso.

Esta página ha sido diseñada por: AGL-Serveis