13JUN

El abordaje de la diabetes, según el documento de la SEEN y FEDE


Repaso a la propuesta que hacen la SEEN y FEDE



La SEEN, junto con FEDE, ha lanzado 15 propuestas para replantear el abordaje de la diabetes adaptado a la época COVID

Lo podéis leer en este enlace

Voy a ir comentado algunos de los puntos.

Punto 1.- El abordaje holístico se debería tener aceptado comúnmente dentro de la práctica clínica en las enfermedades crónicas. Es absurdo pensar de otra manera. Las personas son más cosas que diabéticas, y si lo miramos desde el punto de vista clínico, a la DM le afectan más cualquier otra variable sociosanitaria y personal, que los valores glucémicos o nutricionales.

No sorprende -aunque sonroja- leer a profesionales sanitarios decir que lo importante es la nutrición en la DM2…olvidando los determinantes sociales, la motivación, el apoyo social…ni que todo fuera tan sencillo como comer “saludable” y contar HC.


Punto 2.-   Como no habla del tipo de DM, imagino que se refiere a la DM2, hay que recordar que los médicos de familia también son especialistas.
Lo que no tenemos son especialistas en educación diabetológica (al menos reconocidos oficialmente). A esos son los que debemos tener acceso en todo momento, todas las personas con DM.

Mi experiencia personal es que he tenido acceso a todos mis especialistas, primaria y especializada, cuando lo he necesitado, en tiempo COVID y fuera de tiempo COVID.

Quizás, lo que hay que pensar y modificar es la forma de acceso y de comunicación.
No siempre debe ser a iniciativa del paciente (no hay mejor motivación que tu profesional sanitario se ponga en contacto contigo y te pregunte cómo vas o qué necesitas, sin esperarlo).
La teleconsulta, el correo electrónico o la video llamada pueden mejorar esa comunicación, siempre que pacientes, profesionales y administración lo impulsen y lo construyan lo mejor posible.
No veo que eso se esté impulsando -de verdad- por ninguna de las partes.
Aunque en este documento lo mencionan en el punto 4 y 5.

 

Punto 6.- No veo acertado este punto.
La atención urgente, tal y como yo la entiendo, es una urgencia, algo que debe resolverse de forma inmediata. Este punto habla de atención preferente, algo que debe resolverse dentro de un cierto margen de tiempo, pero no inmediato.
Una urgencia, en el ámbito diabetológico, es una hipoglucemia grave o un cuadro de hiperglucemia sostenida, una cetoacidosis…algo que debe resolverse de inmediato avisando o acudiendo a un servicio de urgencia, no al endocrino de consultas externas o al médico de cabecera.
Cuando se rompe una bomba de insulina, es una acción de resolución preferente que cualquier paciente con DM debería saber resolverlo (rescate con insulinas basales que tengamos, por ejemplo).

 

 

Punto 9.- Cuando se habla de educación diabetológica en este punto, me parece de una candidez y blandura excesiva.
Esto sí que es una urgencia a resolver de inmediato: la ausencia de educadores en diabetes en número necesario.
No existe legalmente la figura de la educadora en diabetes, así que difícilmente se puede empezar por otro sitio que no sea reclamando esto.
Sin ese reconocimiento, la presencia de plazas o la formación especializada carece de sentido.

Por otro lado, no conviene olvidar que los endocrinos y los médicos de atención primaria deberían ser (sentirse, formarse y actuar) también como educadores en diabetes, porque deben serlo.
No se puede hablar de la educación sanitaria en 3ª persona…”que lo hagan otros, que lo mío sólo es la clínica”.
No, si hacemos caso al abordaje holístico reclamado en el punto 1, no debemos derivar -exclusivamente- la educación hacia otros colectivos.

¿Queremos plazas de educadores en diabetes o queremos plazas de enfermería con algo de especialización en diabetes?
En este blog, he explicado mi postura más de una vez. Aquí, por ejemplo.

 

Punto 12.- Hay que añadir las estrategias autonómicas. Más que nada porque la sanidad está casi totalmente transferida a las CCAA.
La aplicación -real y efectiva- de las políticas sanitarias corresponde a las CCAA.
Reclamar planes, acciones, explicaciones y presupuestos dedicados a la DM en cada CCAA, no es algo baladí.
Es la única forma de saber qué se va a hacer, cuándo y con qué medios.
Y a partir de ahí poder evaluar para poder exigir…tal y como describe el punto 15.
¿O pensamos que la actividad sanitaria, en las CCAA, no debe articularse?

 


La estrategia nacional de diabetes, siendo necesaria como elemento de consenso y equidad, no es más que un abordaje global que no puede tener en cuenta las particularidades de cada territorio.



Punto 15.- Se obvia un aspecto fundamental, otra vez.
Vuelvo a repetirlo una vez más, que ya lo hice aquí :
el vigente RD 1030/2006 (cartera servicios comunes del sistema nacional salud) Anexo II, punto 6.4.1  garantiza que “se suministrará al paciente diabético el material necesario para para el control de su enfermedad”

Es decir, no hay que hacer ninguna modificación normativa para que cualquier profesional sanitario prescribiera un producto sanitario como el Flash o cualquier otro, bajo unas lógicas directrices de necesidad y ordenación que deberían implementar cada CCAA con el auxilio de sociedades científicas y expertos.
Y esto se demostró cuando muchas CCAA, antes de la financiación realizada por el Consejo Interterritorial, ya aprobaron su uso.
Por ejemplo, la Comunidad Valenciana



Mi opinión es que hace falta un gran pacto por la tecnología (en su conjunto) en España, que trace una hoja de ruta, que incluya recopilación de datos e inicie procesos independientes de evalución.

 

 

Y para acabar, en un documento público de posicionamiento como este, la diferenciación entre los tipos de diabetes es inexistente. Y no creo que esto sea adecuado.
Las necesidades de la DM1, DM2 y DMG son muy diversas.
Especialmente, en contexto covid y no covid, en este y en otros documentos de posicionamiento, las necesidad de las mujeres con diabetes gestacional suelen ser las grandes olvidadas.

13/06/21






Certificaciones

Aviso Importante

La información proporcionada en este sitio está dirigida a complementar, no a reemplazar, la relación que existe entre un paciente o visitante y su médico actual. No realizamos diagnósticos médicos en ningún caso.

Esta página ha sido diseñada por: AGL-Serveis