24JUN

Dos semanas con el sistema 780G


Al fin, usando un sistema de asa cerrada



Hoy hace 2 semanas que el modo Smartguard entró en mi vida.
Pifufina, mi nueva bomba de insulina 780G, lleva incorporada una tecnología que llamamos de asa cerrada.
Esto significa que el sistema ajusta automáticamente la insulina basal, al alza o a la baja dependiendo de la predicción que hace de los valores de glucosa medidos a través del sensor Guardian 3, además de poner bolus a su completa discreción.

 

Infografía de medtronic-diabetes.com/es



Con estas primeras 2 semanas, ya puedo hacer un primera valoración del sistema.
Probablemente precipitada y quizás algo errónea.
Pero es un punto de partida.
Veremos más adelante.

Antes de leer mi experiencia, enlazo algunas otras para que completes tu información sobre el sistema 780G:

Bomba de insulina MiniMed 780G, o de cómo la tecnología me ayudó a dormir sin miedo. Así titulaba el Maestro Marcelo González su revisión del sistema.

Las chicas de Republika Diabetes también han publicado su revisión

Otra revisión de KeesZelluf (en neerlandés…aprovecha el google translator)

Y por aquí un video de Nerdiabetic (en inglés):

 

 

Yo he accedido al sistema porque mi anterior sistema, el sistema 640G de Medtronic, acababa sus 4 años de “renting”. Como sabéis, el sistema sanitario público español adquiere estos productos sanitarios de una manera parecida al “renting”. Y eso me ha permitido acceder ahora al sistema, tras 4 años con el sistema 640G.

Hago este post porque creo que puede ser interesante la información que yo ofrezca para las personas que me lean y estén pensando en utilizar este dispositivo.
No tengo relación alguna con Medtronic ni ha habido ninguna comunicación con ellos, ni nadie me ha dicho nada sobre publicar o no mis impresiones.

El coste de la bomba, sensores y los transmisores que llevo están financiados por la sanidad pública.

Aquí detallo "mis conflictos de interés".

 

 

Vamos al turrón.

Iba a titular el post así ”la insulina exacta, en el momento exacto”.

Pero empiezo por el principio.
La transición desde la 640G a la 780G fue realmente sorprendente.
Pasas a mano los tramos basales, y todo el bolus wizard…y a funcionar.
Bueno, sí, le pones la hora, el idioma y demás…pero ya se da por hecho y sabido ¿no?
Poca o ninguna dificultad en la transición, los conceptos que tienes que aprender son los mismos.

En mi caso, la dificultad era un poco mayor porque no usaba bolus wizard sino el ojímetro (ríete del paciente experto).
Así que, conductualmente hablando, ha supuesto un cambio importante para mí.
Me ha costado, pero en pocos días lo he ido integrando en mi rutina.

Otro desafío ha sido el de “dejar hacer”.
Como sabéis, el sistema 780G infunde insulina a su libre albedrío (según su previsión de glucosa) y corrigiendo hacia un valor predeterminado.
Yo tengo puesto el valor determinado al 100, pero se puede situar en 120.
Yo venía con mi 640G y de juguetear todo el día con las basales temporales, bolus y suspensiones temporales…a veces acertando y otras fallando estrepitosamente (cosas de tomar decisiones).
Tener las manos quietecitas (y el cerebro ocupado en otras cosas) es algo que requiere de mentalización y constancia.
Viniendo de donde yo vengo, en los últimos 4 años, creedme, no es sencillo.
Un 150-160…ya hacía saltar mis alarmas y ya estaba reformulando mi bolus correctos…no digamos ya, un 80 con la flecha descendente….

Mi endocrina y mi educadora confían más en mí que yo mismo y han acertado recomendándome el cambio.
Tras un par de semanas creo que he hecho grandes avances y he superado estos dos escollos.


En global, el sistema 780G es muy satisfactorio.
Si hablamos de resultados numéricos, yo venía de un mes anterior con un Tiempo en Rango de (TIR) de 88%, un Time Below Range (TBR) inferior al 1% y un Time Above Range (TAR) del 11%.
Tras 2 semanas, tengo un 96% de TIR, un 1% de TBR y un 3% de TAR.
Objetivamente apenas tengo margen de mejora.

 

Cualitativamente, el descenso de decisiones a tomar es enorme. Marcelo González acierta al señalar la tranquilidad de la noche porque el sistema actúa a la perfección te lleva a rondar los 100 mg/dl durante toda la noche, sin sobresaltos.
Esas horas son simplemente perfectas.

 

He tenido problemas en ajustar la post del desayuno, con picos de 170-180…es un poco pronto para ver qué pasa porque he hecho ajustes y el sistema debe ajustarse, pero en los últimos 2 días las cosas parecen menos extremas y no llego a los picos altos, aunque creo que la post debería estar en 150 o menos.
Es curioso porque en la comida y en la cena, las post son mucho mejores y el sistema o el ajuste con la ratio roza la perfección.
No acabo de entender la razón por la que el sistema suspende la basal cada vez que pongo un bolus para la comida…da igual que esté en 80 que 150, la suspende…y a veces 1 hora.
Con esa suspensión tienes una post garantizada entre 150-180 (muy rara vez supero ese valor) y es cierto que tras la post (y hasta la nueva ingesta) el sistema corrige poco a poco (con lentitud exasperante) hasta llegar al 100-120.
Igual tengo que seguir aprendiendo y mejorando.
Y en ese dilema estoy.



Explicaba Jorge Bondía en el pasado congreso de la SED que la alimentación y el ejercicio son los 2 disruptores de la normalidad glucémica.
El modo ejercicio del smartguard te permite situar el objetivo glucémico en 150 en un intervalo que va desde la media hora a las 2 horas.

Mi experiencia (corta) es que se me queda pequeño…me emperro en compararlo con la basal a 0 que yo hacía con la 640G y evidentemente no tiene nada que ver.
Para ejercicios cortos de baja intensidad, ni siquiera es necesario el modo ejercicio. El sistema lo corrige solo. En paseos de hasta 1 hora, a ritmo de ver escaparates, no me hace falta hacer nada.
En ejercicio de intensidad algo más alta y a partir de media hora, en mi caso, el sistema es insuficiente y necesitas el modo ejercicio, al menos media hora antes.
Cuando mi ejercicio ha sobrepasado la hora de duración a intensidad moderada he necesitado el modo ejercicio durante 1 hora previo al ejercicio. Y si he estado en torno al 100-120 de inicio he necesitado ración y media de hidratos extras.
Con eso me mantengo entre 130-160 antes, durante y después del ejercicio. Aunque en varias ocasiones he llegado a 180 un par de horas después del ejercicio.
Es algo que debo seguir trabajando y afinando, pero como partida no está nada mal.
Seguramente los que hagáis ejercicios de alta intensidad y mayor duración tendréis que hacer vuestros propios ajustes.

 

El domingo pasado ocurrió lo que suele suceder cuando Murphy decide pasarse a tomar café por tu casa.
Una comida algo más abundante de HC de lo normal, más un catéter mal situado (y mal revisado) más la protocolaria siesta dominguera, me llevaron a un bonito 350 en el sensor.
En efecto, llevo todas las alarmas apagadas (otra vez, ríete del paciente experto).
El sistema corrige aumentando la basal y poniendo bolus de 0.4, 0.7…pero claro, en esa situación y esos valores eso es muy pobre.
Es luchar con tirachinas contra la 5ª flota americana.
El sistema, aunque logrado, sigue siendo conservador, especialmente al evitar hipoglucemias.
Y en este tipo de situaciones lo acabas pagando: más de 4 horas por encima de 200.
¿Soluciones?
Para la próxima vez creo que saldré del SmartGuard y lo solucionaré a mano.
Los bolus de HC “falsos” o rellenar la cánula con varias unidades, no son solución útil y al tomarlas, lo único que haces es pegarte cabezazos contra el sistema.
Mejor salir de la protección automática, solucionar la hiper y volver cuando estés en condiciones.

No acabo de estar satisfecho con la fiabilidad del nuevo transmisor.
Combina días con una precisión más que aceptable y otros con diferencias demasiado acusadas.
En estas 2 semanas he tenido 1 día que se volvió loco y me marcaba 59 y en realidad estaba a 90 y pico en sangre…se actualizó (o rebobinó o como se diga) y a partir de ahí me pedía 4 calibraciones al día…un poco coñazo.

 

Si puede ser, pediría que mejoraran la app…a ver si aprovechamos el bluetooth, que ya que lo tenemos a ver si se podría ver en el móvil algo más que el gráfico, la glucosa y las alarmas.
Los historiales que lleva la bomba no permite ver nada y mucho menos analizar un período de tiempo.
Un poco triste.

Y por supuesto que amplíen la gama de smartphones compatibles...que es entre ridícula y diminuta.

 

Conclusión


Tanto en resultados glucémicos como en calidad de vida es una mejora significativa para mí.
Estoy disfrutando de un enorme avance.
Muy cercano al páncreas artificial.
El margen de mejora es pequeño.
Dejando al lado el tema ejercicio y alimentación, seguro que se mejora el tema sensor y transmisor, al menos hasta el nivel del Dexcom G6.



Y una reflexión final.
Un TIR de 90% está muy bien, un sobresaliente si tuviéramos que ponerle nota.
Pero, el TIR va entre 70 y 180.
¿No habría que medir, además, un TIR de 70-140?
Porque si la mayor parte del tiempo estamos por encima de 140 (equivalente a un 7% de glicada, igual el objetivo de control no acabamos de lograrlo)

24/06/2021






Certificaciones

Aviso Importante

La información proporcionada en este sitio está dirigida a complementar, no a reemplazar, la relación que existe entre un paciente o visitante y su médico actual. No realizamos diagnósticos médicos en ningún caso.

Esta página ha sido diseñada por: AGL-Serveis