24OCT

Los chequeos, autorevisiones y la salud digital


actualidad de la semana



Esta semana pasada, se celebraba -con todo boato marketiniano comercial y pintado de rosa fucsia- el día mundial del cáncer de mama.

Una de las principales recomendaciones es la autoexploración mamaria y las revisiones vía Rx a partir de los 40 años.
Parece que ambas recomendaciones no estarían del todo avaladas por los estudios y metaanálisis.
Sin meterme en mucho fregao, porque ni es mi campo ni tengo mucha idea, parece que estas estrategias no reducen ni la mortalidad ni la morbilidad, ni hay menos muertes ni menos diagnósticos y sí parece que haya más falsos positivos, más pruebas radiológicas innecesarias e incluso más cirugías o tratamientos agresivos innecesarios.

En similares términos parece concluirse en los cribados universales, como el de cáncer de colon, diabetes tipo 2 o incluso esos chequeos anuales que parecen tan atractivos y convenientes.

 

 

Uno se pregunta, si no sería más útil (más barato seguro) un cribado universal sobre el peso corporal, ejercicio físico, nutrición y tabaquismo…y que las medidas subyacentes a tomar por los pacientes tras esas revisiones, se encontraran con ayuda profesional especializada en la sanidad pública.
Claro que ninguna de esas 4 variables incluye fármaco regulador de importancia…e igual esa es una de las claves.

 

Pero desde el punto de vista del paciente, que no tiene porqué leerse la Cochrane todas las semanas, ni saber qué prueba sanitaria es conveniente o no para su estado, lo que le llega es una confusión del tamaño de dos erupciones del volcán de La Palma.
Lógicamente, ante los mensajes contradictorios, la confusión y el ¿“y si me pasa a mí”? al final, tira por la calle del medio, la que hay más luz, y se hace el chequeo, la autoexploración y lo que haga falta para estar medio seguro en medio de la hipocondría creciente (de la cual soy fiel devoto, todo sea dicho).

 

Y aquí surgen dos aviones apagafuegos: la promoción y la educación para la salud.
Es decir, conocimiento y autocuidado.
Individualizado o en el mejor de los casos, segmentado.
Estrategias puntuales y proceso longitudinal.
Población global y por patologías.

Pero no parece que a esa fuerza aérea se le dé rango importante.
Ni por efectivos, ni por materiales ni por campañas periódicas de ataque.
Hay pequeñitos aeropuertos, casi en cada provincia, con algunos controladores, personal de pista y varios pilotos.
Pero se llega a poco.
Y en algún caso se parece más al aeropuerto de Castellón, por el vacío y la falta de actividad.

 

 

 

También esta semana, en mi trabajo, tenía la oportunidad de leer el borrador de la Estrategia de salud Digital que perpetra el Ministerio de Sanidad.
Y para mi sorpresa, ni se mencionaba la educación para la salud (sí, la promoción de la salud) ni las redes sociales.

Para alguien como yo, que creo en el matrimonio: educación para la salud y salud 2.0 como elemento principal (no único) de mejora de las condiciones de salud de las personas, supone un golpe bajo.
Una apuesta por mi pesimismo recalcitrante en el que todo se mueve para que no cambie nada.

Ya se sabe que un pesimista es un realista bien informado.
Y presumo de estar bien informado en muchas ocasiones…lo cual no significa que esté bien educado en algunas cuestiones.



24/10/2021






Certificaciones

Aviso Importante

La información proporcionada en este sitio está dirigida a complementar, no a reemplazar, la relación que existe entre un paciente o visitante y su médico actual. No realizamos diagnósticos médicos en ningún caso.

Esta página ha sido diseñada por: AGL-Serveis