12NOV

Un año más, Día Mundial Diabetes


En relación al #wdd



Pues ya estamos otra vez con estas cosas del Día Mundial.

¿Oyes o te enteras del resto de días mundiales de otras patologías?

¿Crees que ellos consiguen cambiar su dinámica o ven satisfechas sus necesidades?

 

Si has contestado que no -igual que contesto yo- seguramente el Día Mundial de Diabetes tenga un mínimo (o nulo) impacto en la sociedad en general.

 

A nivel mundial, el acceso a la insulina no está garantizado.

Es decir, están muriendo personas por no tener insulina.

Un fármaco relativamente sencillo de fabricar y distribuir.

Que desde hace 100 años de su patente por Banting y Best (por 1 dólar y cedieron los derechos), está mucho más que amortizado por todas y cada una de las industrias que lo han fabricado.

Cuesta entender que la OMS, la IDF, la ONU o quien corresponda…sean incapaces de asumir ese reto y erradicar las muertes por falta de acceso a la insulina.

Estaría bien saber en qué estado se encuentra el proyecto Open Insulin

Se trataba de crear un modelo de código abierto (disponible gratuitamente) para la producción y fabricación de insulina a pequeña escala.

 

A nivel nacional, por suerte, el problema es diferente.

En España no morimos por no tener acceso a la insulina.

Como veis, con datos hasta el 2016 del INE, seguimos estancados en 9.000 muertes anuales por diabetes...desde finales de los años 90.

 

 

 

El problema no son los fármacos, ni la insulina ni los antidiabéticos orales. Tenemos la enorme suerte de acceder a todos ellos. Ni siquiera el problema es la elección del fármaco adecuado a cada paciente.

El problema es la detección, tanto de la propia diabetes como de las complicaciones. Cuando se hace, ya es tarde.

 

Y por supuesto del bajísimo porcentaje de educación diabetológica que reciben los pacientes.

El autocuidado es imprescindible. Y para hacerlo te tienen que entrenar.

A más educación en diabetes, mejor calidad de vida, menor número de complicaciones y menor número de muertes.

Es una ecuación muy simple y que -supongo- cualquiera que esté relacionado con la diabetes tiene claro.

¿Lo tienen claro los dirigentes sanitarios y el resto de profesionales sanitarios no relacionados con la diabetes?

 

 

No es una de las cosas que se debe mejorar.

Es lo que hay que mejorar.

Desde la supuestamente renovada Estrategia Nacional de Diabetes, pasando por cada plan autonómico (el que lo tenga) hasta cada unidad de diabetes y cada centro de atención primaria.

Todos los documentos tienen que cambiar su orientación para convertir -de verdad-  la educación diabetológica en el aspecto clave de la atención a la persona con diabetes.

Pero, sobre todo, debe cambiar la mentalidad.

Primero de los propios profesionales relacionados con la diabetes.

Y después convencer a los dirigentes sanitarios de cambiar el modelo de atención a la persona con diabetes: hospitales de día, reconocer la figura de la educadora en diabetes con plazas específicas destinadas a ello, herramientas telemáticas, monitorización…

 

Pero si los que nos dedicamos a la diabetes, de una u otra forma, no creemos en la educación diabetológica no podemos pedir que nadie de fuera lo haga.

Y por creer, me refiero a ser consecuente o proactivo.

Las plazas de educadora en diabetes y la capacitación necesaria para ocuparlas se defienden/exigen en los sitios donde se toman las decisiones y ante las personas que pueden cambiar las cosas.

En discursos de jornadas, webinars, blogs o twitter no se cambia la realidad.

 

12/11/2021






Certificaciones

Aviso Importante

La información proporcionada en este sitio está dirigida a complementar, no a reemplazar, la relación que existe entre un paciente o visitante y su médico actual. No realizamos diagnósticos médicos en ningún caso.

Esta página ha sido diseñada por: AGL-Serveis