08ENE

Disonancia cognitiva, Prediabetes y competencias profesionales


relacionando varias noticias de cierta actualidad



Según la estimada Wikipedia

En psicología, el término disonancia cognitiva hace referencia a la tensión o desarmonía interna del sistema de ideas, creencias y emociones (cogniciones) que percibe una persona que tiene al mismo tiempo dos pensamientos que están en conflicto, o por un comportamiento que entra en conflicto con sus creencias. Es decir, el término se refiere a la percepción de incompatibilidad de dos cogniciones simultáneas, todo lo cual puede impactar sobre sus actitudes.

 

Esta idea me venía a la cabeza, tras leer en twitter un magnífico y clarificador hilo de Isidoro Cano

Schwartz ROMPE la idea de glucosa COMO sólo CAUSA y añade la idea de MARCADOR. Ello NO implica tratamiento farmacológico, ayuda a entender los resultados CVOT, las prediabetes de WAGNER y las inconsistencias del concepto prediabetes según edad

También, al hilo de una pregunta de Rafa Bravo

un familiar me pide que le comente unos análisis, le respondo: La glucosa entre 100  y 125, se considera prediabetes, pero no es preocupante, porque primero hay que confirmarlo y segundo porque a pesar de su nombre no suele evolucionar a diabetes

¿he hecho bien o soy un "inerte"?

 

Desde mi punto de vista, el tema no es qué hacer, si no cómo hacerlo.

Dejando aparte el debate farmacológico supuestamente preventivo y la influencia -llámale interés económico- de la industria, el problema son las medidas no farmacológicas.
Que se han demostrado eficaces y resolutivas, no sólo en los casos similares a los que comenta Rafa, también para HTA o dislipemia, entre otros.
Porque una alimentación adecuada, un peso adecuado y una práctica habitual de actividad física NO son recomendaciones.
Deben ser prescripciones.

Y además deben ser para el conjunto de la sociedad, no sólo para esos a los que les sale el asterisco en una analítica.

Pero ¿cómo se le traslada al paciente/sociedad esto? ¿cómo lo percibe el paciente?

 

 

 

Y en esas estamos cuando sale esta noticia:

El Supremo da la razón a los nutricionistas: los enfermeros no pueden asesorar sobre nutrición y dietética

Seguramente la cosa no pase de un “rifirrafe judicial por un quítame allá estas competencias en los papeles”.
Ni significa que los dietistas nutricionistas vayan a aparecer contratados por decenas en el sistema nacional de salud ni que el resto de los profesionales sanitarios vayan a poder dejar de recomendar aspectos relacionados con la alimentación a pacientes crónicos.

Para los pacientes, por desgracia, la situación es igual de desconcertante, con y sin sentencia.


Abundan los mensajes de “alimentación saludable”, “práctica de ejercicio regular” y similares.
Pero cuando acudes a la consulta -de cualquier profesional- apenas se le da importancia, apenas hay medios, apenas se dedica tiempo efectivo, no hay especialistas (tampoco en psicología).

Si tan importante es la alimentación, el ejercicio o la psicología…¿cómo es que no hay profesionales especialistas destinados a ello?
¿Entienden ahora la disonancia cognitiva?

Y como sucede muchas veces, la diabetes es paradigmática.

Si tan importante es la alimentación, el ejercicio o la psicología en el control de la diabetes…creo que esto no puede discutirlo nadie, ¿cómo es que no hay especialistas destinados a ello en las unidades de diabetes y/o en atención primaria?
Mil veces hemos oído aquello de Joslin (que no era un cualquiera): “ la educación para la diabetes no es parte del tratamiento, es EL tratamiento”
Pero la realidad es que apenas hay educación, apenas hay profesionales específicos destinados a la educación y apenas se dedica tiempo para la educación en visitas “clínicas” de seguimiento.
¿Entienden la disonancia cognitiva?

 



No todo se resuelve de un plumazo contratando profesionales especializados…
Mi discurso -muy repetido en este blog- es que TODOS los profesionales sanitarios deben ser educadores….y después (o durante) diagnosticar, curar, cuidar, pautar, prescribir….
Claro que en medio del cambio bestial que ha habido en el modelo relacional paciente-profesionales sanitarios: autoridad versus confianza…estas cuestiones siguen siendo problemáticas (ahora difuminado con el alud -repetido- del COVID).

Al final, no es lo que dices (aconsejas, pautas o prescribes) es lo que se lleva y aplica el paciente.
Del dicho al hecho, hay un trecho






Certificaciones

Aviso Importante

La información proporcionada en este sitio está dirigida a complementar, no a reemplazar, la relación que existe entre un paciente o visitante y su médico actual. No realizamos diagnósticos médicos en ningún caso.

Esta página ha sido diseñada por: AGL-Serveis