17SEP

ADHERENCIA AL TRATAMIENTO. No importa quién, importa el cómo.


La adhesión al tratamiento, en DM, es importante porque nos lleva a buenas cifras de glucemia y bajo porcentaje de complicaciones.



Es un término usado para medir cómo un paciente “cumple” el acuerdo terapéutico (lo del acuerdo en muchos casos es una imposición facultativa) pactado entre profesional sanitario y paciente.

Es bonito imaginar que esto fuera así, ¿verdad?

El profesional sanitario propone un tratamiento (no solamente farmacológico, sino de modificación de conductas de la vida diaria, de ejercicios o tareas a realizar, dietas, lectura de libros o blogs para buscar información…) explica lo que se propone y expone ventajas e inconvenientes de cada una de esas medidas.

El paciente comenta lo que le parecen esas propuestas…y elaboran un acuerdo.

Básicamente, el paciente se compromete a realizar una serie de cosas y el profesional sanitario se compromete a hacer un seguimiento del caso.

 

Bien, volvamos a poner los pies en la tierra.

De qué depende que llevemos a cabo el acuerdo.

-          ¿Sentimos miedo por hacer algo? En DM1 el miedo a la hipoglucemia siempre está presente.

-          ¿Pensamos que vamos a mejorar si cambiamos?

-          Cuantas dudas no hemos preguntado al salir de la consulta? ¿Cuántas veces, en casa, te das cuenta que no has entendido algo que te han explicado en la consulta? ¿Hubieras necesitado más tiempo dentro de la consulta para obtener más información para salir de allí más seguro y confiado?

-          Como pacientes ¿Hemos participado del proceso antes descrito o ha sido algo impuesto por el profesional sanitario? ¿Ha hablado mucho más que tú el profesional sanitario que te ha atendido?

-          ¿Quién te ha atendido te conoce bien? ¿sabe todos tus problemas? ¿Tienes la suficiente confianza para hablar con él/ella de casi todo?

-          ¿Cuándo sales de la consulta, tienes alguna forma de resolver dudas: llamar por teléfono, correo electrónico, webs especializadas, folletos, libros…?

 

 

Me gusta la palabra adhesión.

Implica que el paciente hace algo, no es un mero espectador. Es protagonista de la acción, el locus de control interno en su máximo apogeo.

He señalado características del paciente, del sistema sanitario y apuntado algo sobre la relación médico paciente.

Sin embargo, en DM, las claves de esa adherencia suelen ser variables psicológicas: estrés y su estilo de afrontamiento, la depresión (muy relacionada con la DM), la motivación y la autoestima.

Ante las variables psicológicas, documentas como coadyuvantes –en su versión negativa- de la adhesión al tratamiento…

¿Un médico es el profesional mejor formado para abordar esas características?

¿Una enfermera educadora tiene formación específica para modificar conductas?

Ojo, no hablo ya de pacientes con problemas claros, sino de pacientes son conductas claramente perjudiciales para su DM…

Sí, es un alegato a la participación de los psicólogos en la sanidad y en la DM en particular.

Porque en muchas situaciones los psicólogos no hacemos falta, pero en otras ocasiones somos muy útiles, que no indispensables.

Porque para mejorar una glicosilada, en muchas ocasiones no hace falta hablar de raciones de HC ni de unidades de insulina, sino hablar de conductas diarias.

Al final, hablamos de lo mismo: calidad de vida del paciente…y a ello se llega, desde los más variopintos modos y maneras, todas válidas, siempre que al paciente le valgan.

Porque el paciente es el que importa.

17 septiembre 2013






Certificaciones

Aviso Importante

La información proporcionada en este sitio está dirigida a complementar, no a reemplazar, la relación que existe entre un paciente o visitante y su médico actual. No realizamos diagnósticos médicos en ningún caso.

Esta página ha sido diseñada por: AGL-Serveis