03OCT

DISPENSACIÓN FARMACÉUTICA, PRECIOS y DIABETES.


Las tiras reactivas en la Comunidad Valenciana. Una historia con muchos matices




Hace 12 meses publicaba este post , cuestionando el nuevo precio fijado por la Conselleria de Sanidad ante el aumento impositivo del IVA y el Recargo por equivalencia.


Gracias a la iniciativa Volem Saber mis dudas sobre la fijación de precios fueron resueltas, mediante trámite parlamentario.

 El Grupo Parlamentario Compromís presentó una interpelación parlamentaria exponiendo su caso.

Ayer, día 2 de Octubre, Volem Saber me hacía llegar la contestación parlamentaria que da la Conselleria de Sanidad.


Como podéis leer en el PDF, incluye la pregunta parlamentaria realizada el 3 de julio pasado.

La respuesta está fechada a 13 septiembre de 2013.

El 5 septiembre de 2012, el Dr. Gral. Farmacia (aún estaba JE Clérigues) respondía de manera muy ambigua a mis peticiones.

¿Por qué a un paciente no se le puede responder de la misma manera? ¿No tenemos derecho a tener esa información por cauces ordinarios y menos estentóreos que una pregunta parlamentaria?


Mis dudas siguen vigentes, no me parece lógico la forma de calcular el precio:

-          Por el qué el descuento del 37% de los laboratorios no se hace sobre el precio inicial? El impacto del IVA y del Recargo por Equivalencia sería menor.

-          Por qué el beneficio de los almacenes distribuidores no cuenta para el cálculo del IVA, ¿acaso no se cuenta para el cálculo del precio de venta al público?

-          Por qué las farmacias tienen un beneficio por receta…ojo, por cada receta, de 2.31€…y el mayorista solamente de 0.8€

Los pacientes copagamos 2.26€ por cada receta tiras reactivas.

Las farmacias ganan 2.31€ brutos y los distribuidores 0.80€ brutos

Es decir, pagamos la privatización de un servicio de dispensación de tiras reactivas.


 

Foto perteneciente a diabeticfury.wordpress.com


La segunda parte de la historia, se inicia desde ese mismo punto, con el conocimiento detallado de los márgenes de beneficio de farmacias y almacenes distribuidores.

Anualmente son más de 2 millones de euros para las farmacias y algo menos de 800.000 euros para los distribuidores.

 

Como sabéis el concurso de suministro de tiras reactivas finaliza en diciembre de 2013 (salvo prórroga).  Parece que ya hay conversaciones preliminares para delimitar el nuevo marco en el que comprarán, tras abandonar la compra centralizada a través del Ingesa.

El principal interrogante es: suministro a través de farmacias como hasta ahora o suministro a través de hospitales/centros de especialidades o centros de atención primaria.

Ojo a la novedad de suministro en hospitales, inédito en España (sería similar a lo que sucede con las bombas de insulina).

 

Económicamente hablando el suministro a través de hospitales/centros de salud supondría un ahorro superior al 30% del coste actual (vía farmacia). Se podría hablar de cifras que rondaran los 12 o 13 euros por cada caja, en contraste con los 21.95 euros actuales.

Solamente hace falta ver los precios que se han pactado en Madrid.


Foto otmada de www.d-mom.com


Desde la perspectiva del paciente.

Si se entregan en el hospital/centro especialidades :

-   ¿Lo harán coincidir con las visitas al endocrino? Raro es que te den visita para antes de 3 meses… ¿Y si te dan visita para dentro de 6 meses?

-   Si te dan material para 4 meses, estamos hablando de unas 15-20 cajas como mínimo para los DM1

-  ¿Podrán almacenar semejante volumen de productos sanitarios en las exiguas consultas de las unidades de diabetes?  Yo creo que no.

-  ¿Quién se va a encargar de dar el material? Enfermera educadora? ¿Una auxiliar? ¿Supone esto avanzar hacia la prescripción enfermera o es una tarea más a cargar hacia los anchos hombros de enfermería?

-   Una posibilidad a estudiar sería utilizar la farmacia de pacientes externos…

-   ¿Se mantendría el copago? Mis dudas son enormes en este punto…

Esta posibilidad yo no la veo viable, por falta de logística y por claros perjuicios a los pacientes. Potencialmente puede crear muchas situaciones problemáticas y de tensión innecesaria entre pacientes y profesionales sanitarios.

 

Si se entregan en el centro de atención primaria de referencia :

-   Se mantendrían ventajas económicas respecto a la dispensación farmacéutica

-   Los pacientes nos veríamos obligados a desplazarnos en días y horas determinadas a recoger el material.

-   No sería necesario recoger material para 4 meses o más, sino que podría recoger cada 1 o 2 meses.

-   Sería obligatorio redefinir el protocolo de material a dispensar según el tipo de pacientes (es habitual leer en foros las quejas de pacientes por los constantes problemas ocasionados por la falta de profesionalidad de las encargadas del material).

Quizás, la Svedyn podría editar un documento global que permitiera a los DM1 tener justificación documental de su necesidad de tiras reactivas.

  -   ¿Se mantendría el copago? Misma situación del apartado anterior.

-   Se igualaría la dispensación entre DM1 y resto de tipos de DM. Nada peor que establecer diferencias entre pacientes.


Si se continúan entregando por farmacia

-   Empeoraría sensiblemente el precio (aunque solamente fuera por el margen de la farmacia).

-   Se mantendría el copago con absoluta seguridad. Y ese copago está destinado íntegramente a financiar los beneficios empresariales y privados de las farmacias.

-   Es discutible que esta vía sea beneficiosa para el paciente. La receta electrónica te obliga no solamente a llevar la tarjeta SIP encima, sino a llevar un documento de 1 folio con un código de barras donde se detalla la prescripción (no solamente de las tiras sino de todos los medicamentos). De manera que lo de ir a cualquier farmacia se esfuma, salvo que lleves encima el folio.

-   Es cierto, que el margen horario que prestan las farmacias es mucho más amplio que el de un centro de salud, pero también hay que decir que mi experiencia en una farmacia de 24 horas (nada pequeña en cuanto a su volumen de facturación) es que me toque volver al día siguiente porque casi nunca tienen stock disponible de mis tiras.

La falta de stock limita considerablemente la ventaja de la distribución farmacéutica.

 

 

Resumiendo mi posición al respecto: la dispensación en centros de salud precisa definición concisa para cada paciente de sus necesidades de tiras reactivas y conlleva la eliminación del copago.

La reducción de costes (alrededor de 10-12 millones de euros) debería servir para implementar programas de educación diabetológica, especialmente en atención primaria.

3 octubre 2013






Certificaciones

Aviso Importante

La información proporcionada en este sitio está dirigida a complementar, no a reemplazar, la relación que existe entre un paciente o visitante y su médico actual. No realizamos diagnósticos médicos en ningún caso.

Esta página ha sido diseñada por: AGL-Serveis