30NOV

¿NECESITAMOS TANTOS TIPOS DE GLUCÓMETROS? SEGUNDA PARTE


Después del repaso a cómo está la situación del mercado actualmente, cierro este tema.



El Ingesa, las 17 comunidades autónomas, concursos por áreas de salud, concursos por perfiles de usuarios, una tira única vs todos los modelos, precio como único criterio, normas ISO, innovación…

Muchas cuestiones como para simplificar un asunto complejo.

 

Voy a hablar de una situación general, pero inspirada en el escenario que puede venir en la Comunidad Valenciana.

1.- Que cese de una vez la inequidad.

 Es vergonzoso que 4 CCAA abonen copago por las tiras reactivas mientras que otras 13 no abonen nada.

Me da igual que se den en farmacia o centros de salud, la inequidad es bochornosa.

Y perjudica a la salud, porque pagar 108€ al año a mucha gente se le hace muy cuesta arriba. Imagino que os sonará las palabras crisis y paro.

108€ al año son 6 tiras reactivas al día en la Comunidad Valenciana, para los incrédulos.

Por favor, todos los pacientes en las mismas condiciones de acceso a fármacos y material de control.

 


2.- Que se valore el trío glucómetro-tira reactiva-paciente . Pero de verdad.

En el anterior post ya he dibujado la realidad:

a.-Glucómetros conectados con la bomba

b.- Glucómetros que miden cetonas

c.- Glucómetros para invidentes o con dificultades de visión; para neonatos;

d.- El resto

 ¿Qué aportan de diferente los glucómetros de Lifescan, algunos de Bayer, algunos de Abbott o algunos de Bayer y Menarini?

Nada especialmente significativo.

¿Es necesario que financiemos todos los glucómetros pertenecientes al grupo d?

Elijamos al mejor o a los 2 mejores, a lo sumo (fiabilidad, exactitud, software descarga, ergonomía, capilaridad tira, velocidad análisis, independencia resultados con respecto a fármacos, etc.). Y planifiquemos largo plazo, no solamente en cuanto a la compra de las tiras reactivas, sino a la educación diabetológica que se va a realizar con ese material, aprovechando sus características, adecuando los sistemas informáticos, reevaluando los resultados…


3.- Premiemos la innovación

Y esto se tiene que tener muy en cuenta en los concursos de adjudicación de tiras reactivas. “Premiar” la innovación con un precio algo más alto respecto al resto de modelos, creo que sería justo y con visión de futuro, alejado del cortoplacismo económico imperante. Margen para la negociación y costes lo hay.

Y esa innovación nos tiene que llevar hasta los medidores continuos no invasivos y sin grandes gastos en consumibles. Ojalá que la siguiente frontera que dibuja Abbott o quien sea, vaya por este camino.

Porque necesitamos que las empresas inviertan en nuevas tecnologías y que éstas lleguen a España. Y que no suceda como con el Navigator, las plumas de media unidad de Novonordisk o el Omnipod

 

Y que al fin, tampoco debe ser tan enormemente difícil, un glucómetro se comunique con el Smartphone que la mayoría tenemos en el bolsillo.

La salud móvil – por ejemplo Social Diabetes- es una realidad inmediata, hay que llegar a ella.

 

 

Ahora mismo -y durante bastantes años…quizás nunca- va a ser imposible lograr una tira reactiva universal. Una misma tira reactiva que sirviera para cualquier glucómetro. Una misma tira para todos los países del mundo, con garantías de fiabilidad y exactitud.

¿A que suena bien?

Una tira reactiva universal, de características básicas, podría solventar algunos problemas y crear otros.

 Haría falta un gran acuerdo de todas las marcas comerciales para adaptar los glucómetros (si las patentes caducan en 25 años…. ¿Por qué no crear una marca blanca, un genérico?), e incluso quizás supondría dejar de regalar los glucómetros.

Una gran compra de tiras reactivas, a nivel mundial, podría permitir rebajar los costes de producción y llegar a zonas del mundo con grandes dificultades en estos aspectos.

Por ejemplo, Elena Saiz exponía en su twitter el otro día que las tiras reactivas no están financiadas por el estado en México y su coste era de 30 dólares cada 50 tiras (en España, el coste es de 45€ si no las sacamos con receta).

Es fácil imaginar el coste personal y económico que supone para las personas con diabetes tratarse adecuadamente…si en España nos quejamos de la “adhesión al tratamiento”, pongámonos dentro de los zapatos de los mejicanos.

 

30 noviembre 2013






Certificaciones

Aviso Importante

La información proporcionada en este sitio está dirigida a complementar, no a reemplazar, la relación que existe entre un paciente o visitante y su médico actual. No realizamos diagnósticos médicos en ningún caso.

Esta página ha sido diseñada por: AGL-Serveis